Los obispos de Nigeria piden la liberación de la joven Leah Sharibu

(ADI).- Leah Sharibu, una joven nigeriana de 15 años, fue secuestrada junto a otras jóvenes por Boko Haram el pasado mes de febrero. Un mes después fueron liberadas todas menos ella. Sigue prisionera porque se negó a renegar de la fe cristiana.

Por ello, los obispos de Nigeria han hecho un llamamiento público en la Asamblea Plenaria. “Pedimos que el Gobierno federal garantice la liberación incondicional de Leah Sharibu. Ella todavía está prisionera porque se negó a abjurar de la fe cristiana”, afirman los obispos.

Por otro lado, añaden, “también exigimos que el Gobierno federal garantice una liberación segura de las niñas secuestradas en Chibok que aún siguen prisioneras y de todas las demás personas detenidas contra su voluntad. Instamos a sus familias a permanecer firmes en la oración y a no perder la esperanza, asegurándoles nuestras oraciones”.

Ante una situación de cada vez mayor persecución, los obispos nigerianos denuncian que “observamos con gran consternación que la violencia que hemos denunciado en pasado continúa sin cesar”.

Tal y como recoge la agencia Fides, en el documento afirman sentir gran tristeza “por el modo en que los indefensos nigerianos son brutalmente masacrados, debido a diferencias religiosas y políticas, disputas territoriales y otras razones”.

“Notamos que el Gobierno suele ser lento en responder a la violencia y, a menudo, permite que muchos de los perpetradores de estos crímenes atroces queden impunes, creando así una cultura de la impunidad”, escriben los obispos expresando su “más alta condena por estos crímenes” y pidiendo “al Gobierno que defienda la vida y la propiedad de cada ciudadano nigeriano”. Además, también defienden la causa “de miles de compatriotas desplazados para que se les ayude a regresar a sus hogares y se les devuelvan sus tierras lo antes posible”.

El comunicado también pide “a todos los niveles del Gobierno que respeten los derechos de los ciudadanos y de los grupos a practicar su propia religión sin impedimentos”. “En este espíritu, los gobiernos deberían permitir que los grupos religiosos compren terrenos para la construcción de lugares de culto, escuelas, hospitales y centros de asistencia social cuando les surge la necesidad. Al mismo tiempo, instamos a todos a evitar actos de fanatismo religioso y en lugar de esto a promover la coexistencia pacífica y la armonía. La religión es una cuestión de convicción, no de coacción”, apuntan los obispos.

Tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario