La Iglesia pide que el Gobierno de Pakistán garantice las libertades y frene la discriminación religiosa

(ADI).- “El nuevo Gobierno de Pakistán tiene como objetivo crear un estado de bienestar según la visión de Quaid-e-Azam Muhammad Ali Jinnah (fundador de Pakistán), en el que el Estado es responsable de la educación, la salud y el empleo de sus ciudadanos. El Gobierno está llamado a promover la libertad de pensamiento, la abolición de la corrupción y a frenar la discriminación religiosa en Pakistán”. Este es el deseo expresado en un mensaje por la Comisión Nacional de Justicia y Paz de los obispos de Pakistán, en el cual hablan sobre la actual situación política en el país.

Las elecciones generales se celebraron en Pakistán el 25 de julio de 2018. El Paquistán Tehreek-e-Insaf (PTI) se convirtió en el partido político con más peso, obteniendo la mayoría de escaños en la Asamblea Nacional: 138 escaños de 272.

A nivel provincial, el PTI pasó a ser el partido más grande en Punjab (ganando 179 escaños en la Asamblea Provincial), se confirmó como el primer partido en la provincia de Kyber Pakthun Khawa (ganando 84 escaños) y se convirtió en el segundo mayor partido en la provincia de Sindh (con 30 asientos en el Parlamento provincial), mientras que obtuvo sus primeros 7 escaños en la Asamblea de la provincia de Baluchistan.

A través de la Comisión de Justicia y Paz, los obispos de Pakistán manifestaron su augurio para que “los tres pilares de la nación —es decir, el poder ejecutivo, el legislativo y el judicial— trabajen juntos para construir una nación próspera y pacífica.”

El arzobispo Joseph Arshad, a la cabeza de la diócesis de Islamabd-Rawalpindi y presidente de la Comisión, señaló que “la Iglesia católica apoya esta transición democrática y colaborará con el nuevo Gobierno, de cualquier manera posible, para el progreso y la paz en Pakistán”.

Además, el prelado paquistaní subrayó que “el Gobierno debería también dar la prioridad a cuestiones relativas a las minorías religiosas, para que estén bien integradas en la sociedad y se sientan orgullosas de ser, responsablemente, parte integral de la nación”.

Según Mons. Arshad, es oportuno el establecimiento del Ministerio de Asuntos de las Minorías, tanto a nivel provincial como federal, para dar una adecuada representación a las minorías en todos los ministerios.

“El Gobierno debería establecer la Comisión Nacional para los derechos de las minorías religiosas; y las personas pertenecientes a las comunidades religiosas minoritarias deberían tener un rol en el Gobierno: proteger a las minorías es una gran responsabilidad del poder ejecutivo. Pakistán pertenece a las minorías así como a la mayoría”, insistió.

En nombre de los obispos, el presidente de la Comisión de Justicia y Paz instó “a trabajar juntos para levantar a las comunidades y las personas débiles y marginadas de la sociedad y para guiar a la juventud y la nación hacia una coexistencia pacífica, trabajando sinceramente por el bien común de todos los ciudadanos de Pakistán”.

Tagged , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario