Asesinan a balazos a un sacerdote en Nigeria

(ADI).- El P. Michael Akawu Shekwonugaza, capellán del Decanato y sacerdote asociado de la parroquia de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción de Dobi-Gwagwalada, en Nigeria, fue asesinado el pasado 18 de agosto, según informó la Arquidiócesis de Abuya en un comunicado.

El P. Akawu fue asesinado el sábado por la noche mientras se encontraba en el supermercado Uche Best de Park Road, en la ciudad de Gwagwalada. El sacerdote, según los pocos detalles que se conocen hasta el momento, estaba en la tienda porque era el encargado de hacer las compras para la comunidad, y en estas circunstancias recibió algunos balazos de un grupo de desconocidos.

Es el tercer sacerdote asesinado en el país africano desde que comenzó el 2018. El P. Michael Akawu Shekwonugaza era cura desde hace tan solo un año y medio. Fuer ordenado como presbítero el 4 de febrero de 2017 por el arzobispo metropolitano de Abuya, el cardenal John Olorunfemi Onaiyekan.

Hasta el momento se desconocen las causas del asesinato.

El pasado 29 de junio, los obispos católicos de Nigeria pidieron una vez más al presidente Muhammadu Buhari que se hiciera a un lado si no podía garantizar la paz y la estabilidad en el país, que con más de 190 millones de habitantes es el más poblado de toda África.

En su escrito, la Iglesia demandó al mandatario nigeriano que “salve a este país de más dolor y de más caos, anarquía y ruina evitables”.

Los obispos también señalaron el hecho de que su último llamamiento, “como todos los anteriores, ha sido completamente ignorado por aquellos cuya responsabilidad principal es proteger la vida y la propiedad de los nigerianos”.

De hecho, el pasado 26 de abril, en un comunicado de prensa titulado “¿Cuándo terminará esta barbarie?”, la Conferencia Episcopal Católica de Nigeria (CBCN) ya había sugerido que Buhari presentara su dimisión si no podía controlar la situación. “Si el presidente no puede mantener a salvo a nuestro país, entonces automáticamente pierde la confianza de los ciudadanos”, dijeron los obispos.

Lo que hace que la CBCN cuestione a la máxima autoridad del país —Buhari buscará la reelección en las elecciones presidenciales del próximo año— es la renuencia del líder a actuar para poner fin a la violencia contra la comunidad cristiana de Nigeria por parte de los pastores Fulani, un grupo étnico nómada mayoritariamente islámico.

Los Fulani han sido protagonistas en los últimos años de numerosos ataques contra cristianos, especialmente desde que las autoridades del estado de Benue, en el este de Nigeria, introdujeron el pasado mes de septiembre una ley contra el pastoreo a cielo abierto, que tiene por objeto proteger los campos y cultivos destruidos cuando pasan los rebaños.

El conflicto que enfrenta a los pastores Fulani con la población sedentaria “es ahora más mortífero que la insurgencia yihadista de Boko Haram que ha asolado el noreste de Nigeria y se está convirtiendo en un tema clave para las próximas elecciones presidenciales de 2019”, según la edición nigeriana del periódico The Guardian.

Entre el 1 de enero y el 27 de junio de 2018, la violencia ha causado al menos 1.823 muertes en Nigeria, más del doble que en el 2017 (894 víctimas). La lista de ataques por parte de miembros de la etnia Fulani contra las comunidades cristianas se ha ampliado.

Tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario