La ONU advierte de que el Estado Islámico recuperó fuerza en la primera mitad de 2018

(ADI).- Tras las derrotas militares sufridas en 2017, el Estado Islámico (EI) recuperó fuerza en la primera mitad de este año, advierte la ONU en un informe publicado ayer.

La organización radical sigue controlando pequeños territorios en el este de Siria, cerca de la frontera con Irak, donde la campaña en su contra perdió ímpetu en los primeros meses de 2018, permitiendo al grupo mantener acceso a recursos, incluida la venta de petróleo.

Además, ese respiro facilitó a los extremistas espacio para continuar su transformación, de una estructura que trataba de emular a un Estado a una organización terrorista encubierta.

Ese proceso está más avanzado en Irak que en Siria, pero el control de territorios en ese país da al grupo yihadista “más opciones y profundidad estratégica”, apunta el texto.

“A pesar de los daños causados a las estructuras burocráticas del llamado Califato, la disciplina colectiva del EI está intacta”, señala el documento, un análisis de la amenaza que plantea la organización radical que la ONU elabora dos veces al año.

Naciones Unidas destaca que a partir de junio la campaña militar contra los milicianos vestidos de negro en el este de Siria volvió a acelerarse, con una nueva ofensiva de las FDS, la alianza armada liderada por los kurdos y apoyada por Estados Unidos.

Aunque muchos combatientes y líderes del Estado Islámico han muerto en los combates, se calcula que el grupo sigue contando en Irak y Siria con entre 20 mil y 30 mil miembros, repartidos aproximadamente por igual entre los dos países.

Entre ellos sigue habiendo “miles de combatientes terroristas extranjeros activos”, asegura la ONU.

Según el informe, la salida de combatientes extranjeros de Irak y Siria sigue siendo más lenta de lo previsto, pues muchos de los terroristas se integran en la población local y otros continúan ocultos en algunos Estados vecinos.

La amenaza planteada por esas personas que dejaron sus hogares para unirse a la organización yihadista es una de las que más inquieta al Consejo de Seguridad de la ONU, que el pasado año aprobó una resolución para tratar de responder al posible retorno de esas personas radicalizadas a sus países de origen.

Entre las preocupaciones actuales, la ONU destaca la falta de información sobre el estado de las finanzas del Estado Islámico y sus intenciones, así como el posible impacto en las redes terroristas ya existentes del regreso de esos veteranos del campo de batalla.

El estudio hecho público este lunes, que será discutido este mes por el Consejo de Seguridad, analiza también la amenaza de Al Qaeda, un grupo que para algunos Estados supone “un mayor desafío a largo plazo” que el Estado Islámico, señala la ONU.

En Siria, Al Qaeda ha demostrado una gran resistencia y es “posiblemente” el grupo más fuerte en la actualidad, considera Naciones Unidas.

Además, Al Qaeda y sus filiales siguen siendo más fuertes que el Estado Islámico en el Yemen, Somalia y partes de África Occidental, mientras que su alianza con los talibanes y otros grupos en Afganistán continúa siendo firme, a pesar de la rivalidad con los afiliados locales del Estado Islámico.

La ONU avisa además de la “coalición” formada por grupos yihadistas en Mali y en el Sahel, alertando de que puede ser un “modelo para la cooperación futura” entre distintas bandas.

Etiquetado , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario