El primer ministro de Irak cesa por corruptos a cinco altos responsables electorales

(ADI).- El primer ministro en funciones, Haider al Abadi, ha cesado de manera fulminante a cinco altos responsables electorales, entre ellos los de tres grandes provincias de Irak, acusados de corrupción durante los comicios parlamentarios del pasado 12 de mayo, según ha confirmado un portavoz de la Alta Comisión Electoral Independiente (ACEI).

La decisión se produce en un momento en que las autoridades están realizando un recuento manual de las papeletas para acelerar el resultado final y la formación de un nuevo Gobierno.

Tras designar a un comité especial para investigar las denuncias de fraude electoral en varias regiones, Al Abadi despidió el sábado a los máximos oficiales electorales en las provincias de Kirkuk, Anbar y Saladino, así como a los encargados del voto en Turquía y Jordania, según el magistrado Laith Jabr Hamza.

“La decisión de despedir a los funcionarios fue aprobada por el primer ministro después de que cometieron violaciones, manipulación y corrupción financiera”, ha informado el juez.

El anuncio se produce después de que el principal clérigo chiíta de Irak, el gran ayatolá Ali al Sistani, instó a la acción del Gobierno para luchar contra la corrupción en medio de nuevas protestas que barren las provincias del sur, el corazón chií de Irak, por la falta de servicios básicos.

Las denuncias de fraude electoral se han centrado en la ciudad de Kirkuk, aunque se han recibido informes de irregularidades en varias provincias.

El pasado 19 de julio, el influyente clérigo chií Muqtada al Sadr, cuya coalición se impuso en las elecciones parlamentarias, mostró su apoyo a las protestas sociales en la provincia de Basora, en el sur del país, y pidiera que se aplace la formación de Gobierno hasta que las demandas de los manifestantes sean satisfechas.

Al Sadr dijo que las conversaciones para un acuerdo sobre el nuevo Ejecutivo deben ser suspendidas “hasta que las justas demandas de los manifestantes sean satisfechas y se cree un comité serio para trabajar con el Gobierno en coordinación con los manifestantes para cumplir sus reclamaciones”.

Las manifestaciones se han extendido a otras provincias del país, donde miles de personas han salido a las calles para reclamar mejoras en los servicios básicos y más oportunidades laborales, así como incrementar la lucha contra la corrupción y una mayor transparencia.

Las protestas han estallado al hilo del recuento manual de las parlamentarias, que arrancó el 3 de julio con el propósito de superar la controversia electoral para avanzar hacia la formación de un nuevo Gobierno.

El Parlamento ordenó un recuento total después de que un informe del Gobierno concluyera que hubo amplias violaciones de la ley electoral. Sin embargo, posteriormente, la Justicia limitó dicha orden, determinando que la revisión solo afectaría a los votos sobre los que haya denuncias formales por fraude electoral.

Los jueces iraquíes también permitieron el recuento de los votos emitidos en Irán, Turquía, Jordania, Líbano, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos. Representantes de Naciones Unidas y de las embajadas en Bagdad, así como observadores locales e internacionales, vigilarán el proceso.

El bloque encabezado por Al Sadr, Sayirun, se hizo con la victoria en las parlamentarias, según los resultados anunciados el 20 de mayo por la comisión electoral del país.

Tagged , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario