El conflicto de los pastores armados en Nigeria este año causa más muertes que Boko Haram

(ADI).- El conflicto entre pastores de la etnia Fulani y granjeros en el centro de Nigeria ha causado, en la primera mitad de año, más de 1.300 muertes, seis veces más que los asesinatos perpetrados ese semestre por el grupo yihadista Boko Haram, según denuncia International Crisis Group (ICG) en el informe “Acabar con la espiral de violencia en Nigeria entre pastores y granjeros”.

“El conflicto entre pastores y granjeros se ha convertido en el mayor reto de seguridad de Nigeria, ya que se ha cobrado muchas más vidas que la insurgencia de Boko Haram”, explica.

El instituto de análisis ICG reporta que, desde septiembre de 2017, al menos 1.500 personas han sido asesinadas, de las cuales más de 1.300 lo fueron desde enero hasta junio de este año, y eso supone una cifra seis veces superior a los asesinatos de Boko Haram en el mismo periodo.

Además, desde el pasado enero unas 300 mil personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares para huir de la violencia.

El ICG cifra en 2.000 las personas que mueren anualmente, entre 2011 y 2016, víctimas de este conflicto que tiene que ver, sobre todo, con problemas de invasión y apropiación de tierras.

Los estados de Benue, Plateau, Nasarawa, Taraba y Adamawa son los más afectados por la violencia, que enfrenta a los Fulani, de mayoría musulmana, y los granjeros cristianos locales, cuyos campos de cultivo usan los pastores armados como pasto para su ganado.

El repunte en la violencia de estos últimos meses tiene una causa política concreta: la prohibición de pastar a campo abierto, una iniciativa tomada en primer lugar por el Gobierno de Benue en noviembre de 2017, que irritó a unos Fulani que se niegan a ser recluidos en ranchos, ya que consideran que es contrario a su tradicional estilo de vida nómada y a sus negocios.

A este factor se le suma la degradación del campo por motivos de cambio climático y la violencia yihadista en el norte y noreste del país, que ha obligado a los pastores a desplazarse hasta el sur, donde habitan los granjeros cristianos.

El ICG, con sede en Bruselas, considera que el aumento del conflicto supone una “grave amenaza a la estabilidad y a la unidad del país, que puede afectar a las elecciones de 2019”, y critica que el Gobierno federal no haya tomado medidas.

Los expertos del grupo piden que se desplieguen más unidades de las fuerzas de seguridad en la zona, se persiga a los culpables de las matanzas, se desarme a las milicias y se empiece a legislar a largo plazo para reformar el sector agrario.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario