Miles de nicaragüenses marchan por las calles de la capital para respaldar a los obispos

(ADI).- Miles de nicaragüenses marcharon este sábado por las calles de Managua en solidaridad con los obispos de la Conferencia Episcopal, mediadores y testigos de un diálogo nacional para intentar superar la grave crisis que atraviesa este país, y que han sido tildados de “golpistas” por el presidente Daniel Ortega por haber planteado el adelanto de las elecciones previstas para el 2021.

La manifestación de respaldo a la Iglesia católica, organizada por el denominado Movimiento de Autoconvocados, partió de la rotonda Jean Paul Genie (al sur de la capital) para dirigirse a los alrededores de la Catedral Metropolitana de Managua.

Durante la denominada “Peregrinación por nuestros obispos, defensores de la verdad y la justicia”, en la que los manifestantes ondearon banderas de Nicaragua y del Vaticano, se exigió justicia para los 448 muertos que han dejado las protestas contra Ortega.

A la marcha se sumó un grupo de médicos que se solidarizó con el Episcopado y con la destitución de unos 40 facultativos estatales por haber atendido a personas que protestaban contra el Gobierno al noroeste de Nicaragua.

En el recorrido, los manifestantes entonaron cánticos a favor de la Iglesia católica ante lo que consideran una campaña de desprestigio emprendida por el propio presidente, que ha incluido la profanación de templos y agresiones verbales y físicas a obispos y sacerdotes por parte de grupos oficialistas.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) responsabilizaron al Gobierno de Ortega de “asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias”.

La vicepresidenta y primera dama de Nicaragua, Rosario Murillo, dijo hace unos días que los opositores se mataron entre sí, en el marco de las protestas antigubernamentales que comenzaron el pasado 18 de abril.

Murillo recalcó que, después de tres meses de crisis, “la culpa sobre esos muertos recae sobre el golpismo terrorista y criminal en Nicaragua”.

Al término de la marcha, el vicario general de la Archidiócesis de Managua y asesor de la comisión de diálogo nacional, Mons. Carlos Avilés aseguró que “como Jesucristo que estuvo dispuesto a poner la otra mejilla, nuestros templos siempre van a estar abiertos para todo aquel que tenga necesidad. La Iglesia siempre tendrá la opción por el diálogo, aunque sea criticada”.

También hubo un momento para la oración. Los participantes rezaron por los nicaragüenses que perdieron la vida, por los detenidos y torturados, por los desaparecidos y por quiénes tuvieron que exiliarse en los países vecinos. Incluso pidieron al Señor por la pareja presidencial, por los paramilitares, por la Policía y por los funcionarios públicos.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario