El Patriarca caldeo afirma que su nueva responsabilidad es una respuesta al martirio en Irak

(ADI).- El Patriarca caldeo mar Louis Raphael I Sako, recientemente creado cardenal, envió una carta abierta al pueblo iraquí destacando que su nueva responsabilidad es una respuesta al martirio que ha sufrido su país.

En el texto publicado el 20 de julio en la página web del Patriarcado de Babilonia de los Caldeos, mar Sako afirma que “la vestimenta y el sombrero rojo de un cardenal representan el martirio, y particularmente en nuestro país, esto ha sido ‘probado’ en más de una ocasión”.

“Definitivamente simboliza la sangre de tantos mártires que ha sido derramada en esta tierra desde todos los componentes de la sociedad iraquí. Sin embargo, el rojo también es un símbolo de amor, que debe inflamar el corazón de la persona que lo usa, ofreciendo así su vida por los que ama incondicionalmente”, destaca.

El nuevo purpurado asegura que “esta misión significa servir a mi país devastado y de servir a todos sin excepción, así como lo hace el Papa Francisco en el mundo”.

“Me doy cuenta de que ser cardenal significa asumir más responsabilidades hacia la Iglesia Universal. Al mismo tiempo, me da apoyo, impulso y un espacio más amplio para servir. Así podré unirme a todas aquellas personas que tengan la buena voluntad para alcanzar los objetivos comunes que estamos buscando”, prosigue.

El Patriarca de Babilonia de los Caldeos señala que regresa a Irak “lleno de alegría y hermosos sentimientos” tras haber sido creado cardenal por el Papa Francisco el pasado 28 de junio y participar el 7 de julio en el encuentro del Pontífice con los Patriarcas y jefes de las Iglesias Orientales en Bari.

“En ambas ocasiones, el Santo Padre me concedió el honor de transmitir sus saludos a todos los iraquíes y su solidaridad con ellos asegurando sus continuas oraciones por la paz, la estabilidad y la prosperidad”, apunta.

“Gloria a Dios por sus abundantes bendiciones, por su preocupación por todos nosotros y muchas gracias al Papa Francisco por nominar a un ‘ciudadano iraquí’ para ser cardenal y llevar una misión tan distinguida”, añade.

Por otro lado, mar Sako indica que “debido a que la religión y la violencia son incompatibles, hago un llamamiento a los musulmanes, cristianos y a las demás autoridades religiosas a ser símbolos nacionales y a contribuir con la reconciliación, la paz y la estabilidad a derrotar a los extremistas y la violencia”.

También exhorta a los políticos iraquíes a superar sus diferencias “para detener esta ‘guerra de actuación’ en nuestra tierra, que ha destruido al ser humano”.

“Nuestro país no puede ser construido en el sectarismo y en los intereses personales, sino en la ciudadanía igualitaria y completa”, explica el cardenal.

En este sentido, recuerda que —tras las elecciones parlamentarias del pasado 12 de mayo— se necesita “acelerar el proceso para formar un gobierno fuerte, basado en la constitución iraquí”.

“De lo contrario, la demora deteriorará a las instituciones relacionadas que reflejan negativamente la seguridad, la economía y los servicios sociales”, advierte.

El Patriarca de Babilonia de los Caldeos concluye el escrito reiterando su petición de orar por Irak “para que los signos de esperanza superen nuestras preocupaciones y temores en una situación tan difícil y nos sintamos orgullosos de nuestro amado país”.

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario