Las autoridades iraquíes confirman la muerte de ocho personas durante las protestas en el sur del país

(ADI).- Al menos ocho personas han muerto hasta el momento durante las protestas que estallaron hace diez días en varias ciudades del sur de Irak para pedir mejoras en los servicios básicos, políticas de empleo y el fin de la corrupción, confirmó el Ministerio de Sanidad.

El portavoz del Ministerio, Seif al Badr, aseguró anoche que en torno a 500 personas tuvieron que ser atendidas en centros hospitalarios, de las que 56 continúan hospitalizadas, siete de ellas en estado grave.

Las protestas estallaron tras días de cortes de luz por falta de abastecimiento y escasez de agua, lo que obligó a las autoridades a prohibir ocho cultivos en la estación estival, entre ellos el arroz, principal sustento para muchas familias iraquíes.

Ayer, el portavoz de la Comandancia de las Operaciones Conjuntas iraquí, Yehia Rasul, aseguró que 262 policías resultaron heridos en las protestas, de los cuales seis se encuentran en estado grave.

Otros 30 continúan ingresados en diferentes hospitales del sur de Irak, dijo en una rueda de prensa.

Las ciudades de Basora, Di Qar, Maysan, Nayaf, Babel, Diwaniyah, Kerbala, Kufa y otras áreas del sur están siendo escenario de multitudinarias manifestaciones, con miles de personas en las calles para protestar por el deterioro de los servicios básicos.

El jefe de la Misión de Asistencia de Naciones Unidas para Irak (UNAMI), Jan Kubis, reclamó este martes al Gobierno de Bagdad que responda a las reclamaciones de la población y evite la violencia contra los manifestantes en la provincia de Basora, en medio del malestar de los iraquíes en el sur del país.

Kubis solicitó en un comunicado que “respete totalmente y responda a las legítimas preocupaciones de la población” y pidió a los actores políticos que garanticen que el próximo Ejecutivo “priorice la buena gobernanza, las reformas y la lucha contra la corrupción”.

Así, el responsable de la ONU sostuvo que todo ello “permitirá el desarrollo económico y el progreso, la creación de trabajos y la cobertura de servicios públicos fundamentales”.

“El pueblo de Irak necesita una estabilidad sostenible y a largo plazo que sólo puede ser lograda si todos los actores se unen para encontrar soluciones a algunos de los persistentes problemas del país”, recalcó Kubis.

Por ello, el jefe de la UNAMI demandó “un Gobierno patriótico y favorable a las reformas” una vez finalice el proceso de recuento de las elecciones del pasado mes de mayo, después de las numerosas denuncias de irregularidades.

Etiquetado , , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario