La falta de servicios básicos provoca una ola de protestas en Irak

(ADI).- Miles de iraquíes salieron este domingo a las calles por octavo día consecutivo en diferentes ciudades del sur del país para exigir el fin de la corrupción, mejoras en los servicios básicos y oportunidades de trabajo, mientras el Gobierno ha lanzado una batería de medidas económicas para intentar calmar la situación.

En las protestas que continúan propagándose por el sur del país, decenas de manifestantes resultaron heridos por las cargas policiales y algunos miembros de las fuerzas de seguridad sufrieron lesiones ocasionadas por aquellos que intentaron asaltar las instituciones gubernamentales.

Alrededor de 600 manifestantes se concentraron ayer alrededor de la sede de la Gobernación de la provincia de Al Nayaf, en el centro de la capital homónima, para exigir al Gobierno esas mejoras, según informaron testigos presenciales.

Varios de los manifestantes intentaron irrumpir en el edificio gubernamental y apedrearon a las fuerzas de seguridad, pero estos dispersaron a las personas utilizando mangueras de agua y gases lacrimógenos. Todavía se desconoce si hay heridos.

Debido a esta situación, la aerolínea Royal Jordanian decidió suspender “hasta nuevo aviso” todos sus vuelos al aeropuerto de la urbe, en la que se ha impuesto un toque de queda.

El ministro de Interior iraquí, Qasim al Arayi, anunció este domingo el despido del jefe de la Policía de la provincia de Al Nayaf por las protestas, indicó una fuente del Ministerio del Interior iraquí.

En la capital de la provincia de Di Qar, Al Naseriya, al menos 15 personas resultaron heridas, cinco de ellas agentes de la Policía, en enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad, detallaron fuentes del Hospital General de la ciudad.

La Policía cargó contra cientos de personas que se concentraron junto a la sede de la Gobernación y emplearon balas de goma para intentar dispersar a los manifestantes.

Testigos presenciales señalaron que los participantes irrumpieron en varias sedes de partidos políticos como el Partido al Fadila o la organización Bader dirigidos por Hadi al Ameri, presidente de la alianza Al Fatah, que incluye a varios grupos de las milicias chiíes progubernamentales Multitud Popular.

Asimismo, asaltaron e incendiaron una sede de la agrupación Al Hikma, del también chií Amar al Hakim.

Por otro lado, el canal estatal Al Iraqiya afirmó que quince miembros de las fuerzas de seguridad sufrieron lesiones cuando intentaban impedir a los manifestantes irrumpir en la sede de la Gobernación de la provincia de Al Muzana, en el centro de la ciudad de Al Samawa.

El medio estatal indicó que las unidades detuvieron a 27 manifestantes que causaron “disturbios”, sin aclarar si hubo heridos.

En Basora, la principal ciudad del sur del país y donde comenzaron las protestas el pasado 8 de julio, cientos de personas intentaron asaltar la sede de la Gobernación, donde las fuerzas de seguridad han desplegado refuerzos y han contenido a los manifestantes.

Al menos cuatro personas sufrieron heridas, señalaron fuentes de seguridad locales.

Desde el pasado 8 de julio, al menos cuatro personas han muerto en las protestas y 140 han resultados heridas, según una fuente del Ministerio de Sanidad iraquí, citada por el canal Al Iraqiya.

Las nuevas manifestaciones se convocaron ayer a pesar del intento del primer ministro iraquí en funciones, Haider al Abadi, de calmar la situación, anunciando una serie de medidas económicas para mejorar los servicios básicos como el agua, la electricidad o la atención médica.

La oficina del primer ministro anunció a última hora del sábado una partida de tres mil millones de dólares para Basora que será destinada al tratamiento del agua, a la provisión de atención médica y al mantenimiento de la red eléctrica.

Asimismo, dijo que se enviarán otras partidas, cuya cantidad no fue precisada, a otras provincias meridionales para acometer arreglos en la red eléctrica.

Otra de las medidas está centrada en el aumento de la oferta de empleo “de acuerdo con un sistema justo, alejado del nepotismo”, aseguró la oficina del jefe del Gobierno, sin ofrecer más detalles.

Entre las resoluciones se incluye el aumento de la cuota de agua para las provincias de Basora, Di Qar, Al Muzana y Al Diwaniya, así como un mayor control sobre el uso que se hace del agua reservada a cada región.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario