La Iglesia advierte del riesgo de genocidio en Nigeria

(ADI).- Los pastores Fulani continúan atacando en Nigeria, específicamente en el cinturón central. En declaraciones a Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), monseñor Amove Avenya, obispo de Gboko, diócesis en el Estado de Benue con mayoría de población cristiana, ha dicho: “No cometan el mismo error que se hizo con el genocidio en Ruanda. Que estaba a la vista de todos, pero ninguno lo paró. Y sabemos bien cómo terminó”. Este mensaje es ya el noveno llamamiento de un obispo del denominado cinturón central de Nigeria (Middle Belt), que denuncia la preocupante tensión que se vive con los pastores Fulani que en los últimos días han protagonizado nuevos ataques en la zona de Jos —capital de Estado de Plateau— donde han muerto más de 100 personas.

Siempre ha habido conflictos porque el ganado de los pastores Fulani ha pastado en la zona nigeriana del Middle Belt durante siglos y los campesinos locales —en su mayoría cristianos— se quejan porque sus cosechas suelen estar dañadas por los rebaños. Algo que en el pasado era un problema de índole económico o étnico, empieza a derivar en un conflicto también religioso. Según datos oficiales, desde principios de lo que va de año hubo 492 víctimas en el estado de Benue. “Son criminales y terroristas. Pero no hacen lo mismo en territorios de mayoría musulmana”, ha señalado monseñor Avenya. “Estamos convencidos de que es un acto de limpieza étnica contra los cristianos”, ha añadido.

Tanto el obispo de Katsina Ala (Benue), monseñor Peter Iornzuul Adoboh, como el obispo de Lafia (Nassarawa), monseñor Matthew Ishaya Audu, han denunciado que hay un claro objetivo “para islamizar Middle Belt”. Un plan en el que se utiliza a los pastores Fulani. “Quieren dañar a los cristianos”, ha explicado monseñor Audu, al tiempo que ha lamentado que “el Gobierno no hace nada para detenerles porque el presidente Buhari es también de la etnia de los Fulani“. A esta sospecha de protección por parte del Gobierno no se llega únicamente porque la Policía federal no hace nada al respecto, sino también por el hecho de que los pastores Fulani cuentan con armas cada vez más sofisticadas. “Hubo una época en la que estos pastores iban armados sólo con palos, pero ahora llevan rifles AK 47”, ha aseverado monseñor Avenya. Se trata de “armas muy caras que ellos no pueden pagar. ¿Quién se las proporciona? Y además en esa zona hay puestos de control cada dos kilómetros, ¿cómo es posible que estos hombres armados con sus manadas se vuelvan invisibles? “, ha apuntado.

El pasado 22 de mayo todas las diócesis de Nigeria se unieron en una marcha de protesta para pedir al Gobierno que protegiera a los cristianos. “Nuestros fieles son asesinados o viven continuamente como desplazados por la violencia”, han destacado los obispos de Lafia y Katsina Ala. “En Occidente todavía se considera al problema de los pastores Fulani como algo interno”, han proseguido. “No hagan lo mismo que con Ruanda, ¡no esperen a intervenir cuando ya tenga lugar el genocidio!”, han pedido.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario