Se incendia un almacén con papeletas de las elecciones parlamentarias en Irak

(ADI).- El clérigo chií Muqtada al Sadr ha hecho este lunes un llamamiento a la “cooperación” y la “solidaridad” y se ha pronunciado contra la posibilidad de repetir las elecciones, después del incendio registrado ayer en un almacén de la comisión electoral con papeletas de cara al recuento manual ordenado la semana pasada por el Parlamento de Irak.

En un poema publicado en la página web de su oficina, Al Sadr —cuya coalición se hizo con la victoria en las parlamentarias celebradas el 12 de mayo— ha dicho que “Irak está herido” y que el país “aún sufre ocupación, terrorismo y corrupción”.

“Irak está lleno de pobres, de oprimidos, de huérfanos, de heridos, de desconsolados, de viudas, de ancianos, de inválidos”, ha lamentado, antes de recalcar que la población “no tiene agua, electricidad, agricultura, industria, dinero, infraestructura, servicios, medio ambiente, fronteras seguras, y sí tiene enemigos”.

Así, ha señalado que “es hora de poner fin a la ocupación y a la influencia externa, a los atentados, al terrorismo, los conflictos y los asesinatos”, al tiempo que ha rechazado “la lucha por escaños y posiciones, influencia y poder”.

“Es hora de que Irak se una con honor, pureza, hermandad y paz. Es hora de unirnos por la construcción y reconstrucción, en lugar de incendiar urnas electorales o buscar la reelección por un escaño o dos”, ha aseverado.

“Es hora de desarmarse y entregar las armas al Estado en lugar de acumularles en mezquitas y husainías para causar la muerte de inocentes cuando explotan”, ha proseguido, antes de preguntarse “cuánto tiempo seguirá Irak en el pozo del miedo y la falta de fondos y almas”.

El influyente clérigo chií ha expresado además su deseo de que el país “sea seguro, generoso y respetuoso”. “No venderé la patria por unos escaños y no venderé al pueblo para conseguir poder”, ha asegurado.

El texto publicado por Al Sadr llega un día después de que el primer ministro del país, Haider al Abadi, asegurara que el incendio en el almacén de la comisión electoral “es una conspiración” y un ataque contra el proceso democrático.

El incendio tuvo lugar en un almacén del Ministerio de Comercio en Bagdad, donde la comisión electoral ha guardado las urnas de Al Rusafa, la mitad de Bagdad en el lado este del río Tigris. Bagdad es la provincia más poblada de Irak, y cuenta con 71 escaños de 329 en el Parlamento iraquí.

Aunque fuentes políticas locales informaron de que el fuego había destruido todas las papeletas, el Ministerio del Interior ha confirmado que se han salvado varias cajas.

Por su parte, el presidente del Parlamento iraquí, Samir al Yaburi –que perdió su escaño en los comicios–, ha reclamado que se repitan las elecciones. Las urnas eran parte de un recuento manual de los votos de las elecciones de mayo, ordenado por el Parlamento iraquí el pasado miércoles.

“El crimen de quemar almacenes de almacenamiento de urnas en el área de Rusafa es un acto deliberado, un crimen planeado, destinado a ocultar casos de fraude y manipulación de votos, mentir al pueblo iraquí y cambiar su voluntad y sus elecciones”, ha indicado Al Yaburi.

La decisión del Parlamento fue adoptada durante una sesión extraordinaria en la que también se acordó la disolución de la Comisión Electoral Independiente y se procedió a designar a nueve jueces en su lugar y a otros dieciocho que se encargarán de cada sede provincial del organismo.

El paso dado por los parlamentarios, tras conseguir reunir el quórum necesario para celebrar la sesión tras dos intentos previos fallidos, se produjo después de que el martes el Alto Consejo Judicial de Irak dejara claro que la comisión electoral no tenía potestad para una repetición parcial de las elecciones o para hacer un recuento de parte de los votos.

Poco antes, Al Abadi sostuvo que “la comisión creada por el Gobierno ha encontrado casos de falsificación en algunos colegios electorales, y la comisión (electoral) es responsable”. Asimismo, detalló que “el haberse basado en aparatos (de recuento) que no habían sido supervisados han puesto (a las autoridades) en este problema”.

La comisión de investigación había recomendado la anulación de los votos de los iraquíes residentes en el extranjero, así como un recuento del cinco por ciento del total de colegios electorales.

El bloque encabezado por el clérigo Muqtada al Sadr, Sayirun, se hizo con la victoria en las parlamentarias, según los resultados definitivos anunciados el 20 de mayo por la comisión electoral.

Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario