Los obispos de Nigeria piden la dimisión del presidente tras el ataque a una iglesia

(ADI).- La Conferencia Episcopal de Nigeria reclamó en una carta la dimisión del presidente del país, Muhammadu Buhari, tras el ataque armado perpetrado el pasado 24 de abril contra una iglesia católica del estado de Benue que dejó al menos 19 muertos, entre ellos dos sacerdotes.

Los obispos consideraron que, bajo el mandato de Buhari, el país se ha convertido en “un campo de exterminio”, por lo que le pidieron que “dé un paso a un lado para salvar a la nación del colapso total”.

En el documento, titulado “¿Cuándo acabará esta barbarie?”, condenaron la creciente oleada de ataques protagonizados por los conocidos como “pastores Fulani”.

Los Fulani, musulmanes en su mayoría, han reaccionado con violencia a los planes de algunos estados nigerianos de prohibir el pastoreo en campo abierto.

La Conferencia episcopal nigeriana aseguró en su misiva que el ataque del pasado día 24 fue “cuidadosamente preparado”.

“Este malvado acto —apuntó— no puede considerarse una venganza”. “¿A quién habían atacado los curas?”, preguntó. “Podrían haber escapado, pero, fieles a su vocación, se quedaron para servir a su gente hasta su propia muerte”, destacó.

Los obispos señalaron que uno de los dos sacerdotes asesinados escribió en enero en su cuenta de Twitter: “Los Fulani siguen rondando por Mbalom (la localidad donde sucedió el atentado), se niegan a irse y no tenemos como defendernos”.

Con este ejemplo, la Iglesia denunció que “sus desesperadas súplicas de seguridad y ayuda no fueron escuchadas por quienes deberían haberlo hecho”.

“Nos sentimos totalmente expuestos y vulnerables. Se le dice a nuestra gente que se defiendan a sí mismos, ¿pero defenderse con qué? La principal responsabilidad del Gobierno es proteger las vidas, (…) y sus agencias de seguridad miran para otro lado”, lamentaron los obispos.

Por este motivo, arreciaron sus críticas contra las instituciones “dejadas deliberadamente en manos de seguidores de una sola religión por parte del presidente (Buhari es musulmán)”.

La Conferencia Episcopal de Nigeria también recordó que, desde el ascenso al poder del actual jefe de Estado, este tipo de incidentes han aumentado “en intensidad y brutalidad”.

“Estamos tristes y tememos que el tiempo pase. La bomba debe ser desactivada rápidamente antes de que explote”, sentenciaron los obispos en su escrito. “Como cristianos, nos sentimos traicionados por una nación por la que seguimos rezando y sacrificándonos”, concluyeron.

La carta de los obispos ha sido publicada un día después de que el Senado de Nigeria anunciara su decisión de citar al presidente para testificar sobre la respuesta de las autoridades a los últimos incidentes en el centro del país.

Los Fulani se han convertido en una grave amenaza para toda la población.

En 2017, las disputas entre pastores nómadas y granjeros locales dejaron al menos 549 muertos y miles de desplazados en las áreas afectadas.

(Fuente: Agencias)

Tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario