Cardenal Tauran en Arabia Saudí: Los cristianos no deben ser considerados ciudadanos de segunda clase

(ADI).- El cardenal Jean Louis Tauran, presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, realizó hace unos días “una vi­si­ta iné­di­ta” a Arabia Saudí, donde pidió un buen trato para los no musulmanes y para los cristianos, quienes “no deben ser nunca considerados ciudadanos de segunda clase”.

El purpurado francés visitó Riad del 13 al 20 de abril. Se trató de un acontecimiento histórico por ser la primera vez que un jefe de un dicasterio del Vaticano viaja al país que alberga a La Meca y Medina, las dos ciudades santas del islam.

En una entrevista concedida a Vatican News el 24 de abril, el cardenal Tauran relató su visita a la monarquía saudí y sus encuentros con las autoridades del país.

“Todas las religiones se encuentran ante dos peligros: el terrorismo y la ignorancia. El futuro depende de la educación, no hay otros medios. Y sobre esto he insistido mucho en mis encuentros. Para que en las escuelas se hable bien de los cristianos, de los no musulmanes y que no deben ser nunca considerados ciudadanos de segunda clase”, declaró. “Res­tau­rar la ver­dad en el cu­rrícu­lo es­co­lar es —añadió— ase­gu­rar­se de que ha­ble­mos bien de los cris­tia­nos”.

En Arabia Saudí, el presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso se encontró con el rey Salman bin Abdulaziz y con el secretario de la Liga Musulmana Mundial, Mohammed bin Abdul Karim al Issa, entre otros.

Según Vatican News, el purpurado francés celebró la Santa Misa para algunos miembros de la comunidad católica del país, en la que resaltó que “gracias al diálogo interreligioso practicado en la vida cotidiana, todos experimentamos el hecho de necesitar confrontarnos con las mismas pruebas y entonces, como creyentes, somos llamados a ser obedientes a Dios y buscar la paz allí donde vivimos y trabajamos”.

De ahí la invitación “a defender siempre la dignidad de la persona humana y tutelar la libertad religiosa para que con el auxilio del Papa sea siempre cada vez más una realidad”.

En la entrevista con el medio de la Secretaría para la Comunicación de la Santa Sede, el cardenal Tauran resaltó la disposición que encontró en las autoridades saudíes para “cambiar la imagen del país”. En esta línea, el prín­ci­pe he­re­de­ro Mohamed bin Salman está pro­mo­cio­na­ndo una agen­da re­for­mis­ta de­no­mi­na­da Vi­sión 2030, que bus­ca in­tro­du­cir cam­bios so­cia­les.

Sobre la audiencia con el monarca, el presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso resaltó que “es la primera vez desde que me ocupo de esta región, que veo una apertura mediática tan intensa y al mismo tiempo diría que equilibrada”. El día de su llegada a Arabia Saudí, dijo, “ocho diarios escritos en lengua árabe tenían el tema de mi visita en primera plana”.

El purpurado francés manifestó su esperanza de que la educación de los jóvenes ayude a cambiar la mentalidad en el país. “Necesitamos que todo lo que hagamos se concretice: de palabras y textos tenemos cientos. Es necesario que se sienta que hay algo que efectivamente se mueva”, indicó.

“Los musulmanes y cristianos son capaces de escucharse, mirarse, trabajar y construir algo juntos. El mundo cambia y la historia lo demuestra. Entonces, si eso ha sido posible en siglos pasados, ¿por qué no puede serlo ahora?”, aseveró.

Dia­lo­gan­do con la periodista Hé­lè­ne Des­tom­bes, el cardenal Tauran aseguró que “el acuer­do de coope­ra­ción fir­ma­do en­tre la San­ta Sede y Ara­bia Sau­dí es de­ci­si­vo”. ”Con Ara­bia Sau­dí, don­de los cris­tia­nos no son con­si­de­ra­dos súb­di­tos mu­sul­ma­nes igua­les del reino, el acuer­do tie­ne un ca­rác­ter es­pe­cial”, detalló. Además, ”se es­ta­ble­ce una reunión te­má­ti­ca cada tres años”.

La estancia de una se­ma­na del presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso en la tierra de las mezquitas sagradas se pro­du­jo tras una se­rie de reunio­nes en­tre au­to­ri­da­des sau­díes y re­pre­sen­tan­tes de otras tradiciones cris­tia­nas en los úl­ti­mos me­ses.

Los expertos consideran que este paso au­men­ta las es­pe­ran­zas de una ma­yor aper­tu­ra del reino, que prohí­be la prác­ti­ca de cualquier religión que no sea el islam.

La primera visita de un monarca de Arabia Saudí al Vaticano tuvo lugar en 2007. El rey Abdullah bin Abdulaziz al Saud, pre­de­ce­sor y her­mano de Sal­man, se reunió durante media hora con Be­ne­dic­to XVI en su estudio privado en el Palacio Apostólico.

(Fuente: Vatican News)

Tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario