Las autoridades prohíben a los menores de edad que vayan a misa en dos grandes regiones chinas

(ADI).- Las autoridades comunistas que controlan los asuntos religiosos en la enorme región china de Henan (94 millones de habitantes) han informado en una circular enviada a las iglesias y templos el pasado 8 de abril de 2018 que está “prohibido [a las entidades católicas] organizar actividades de cualquier tipo, como escuelas, clases, campamentos de verano o invernales, etc., para los menores, sean estos para la educación o formación religiosa”.

“A los fieles que asisten a misa en las iglesias, se los invita a dejar a sus niños al cuidado de otra persona, evitando llevarlos consigo a la iglesia”, han señalado.

En Xinjiang (la región más interior del país, con 21 millones de habitantes, el 40 por ciento musulmanes uigures) también hay una prohibición similar.

Los cristianos de China temen que este tipo de prohibiciones a golpe de ordenanza y circular se extiendan por todo el país.

La polémica circular ha sido firmada por la Asociación Patriótica de Henan (que controla a la Iglesia católica local, excepto las comunidades clandestinas) y la Comisión de Asuntos de la Iglesia de Henan.

La directiva se ha presentado como una “aplicación de los nuevos reglamentos religiosos” y pretende ser impuesta tanto en comunidades oficiales como no oficiales.

Un sacerdote de Anyyang ha manifestado a la agencia AsiaNews que cada domingo, en la puerta de su iglesia, ya tiene a funcionarios de la Asociación Patriótica expulsando menores de edad y con un cartel que explica la prohibición. La circular ya se ha difundido en cada ciudad, pueblo y escuela.

Según las fuentes consultadas, el objetivo es impedir que los jóvenes puedan ser formados en la fe cristiana.

En las redes sociales chinas han aparecido varias críticas contra la circular, por parte de fieles tanto de la Iglesia oficial como de la clandestina.

Algunos han comentado con vergüenza que el presidente de la Asociación Patriótica de Henan es un sacerdote, el P. Wang Yuezheng, y que el secretario de la Comisión para los asuntos de la Iglesia de Henan es otro sacerdote, el P. Li Jianlin.

No está claro hasta qué punto son colaboracionistas con la represión o solo son víctimas impotentes del control que ejerce el Partido Comunista. Desde este año, el P. Wang es miembro de la Conferencia política consultora del pueblo chino, una organismo nacional que debería trabajar como “consejero” del Partido Comunista.

Según AsiaNews, para poder educar a los jóvenes en la fe, las comunidades y sacerdotes de la iglesia oficialista, supervisada de cerca por la Asociación Patriótica, probablemente van a recurrir a las redes y encuentros de la iglesia clandestina, fortaleciéndola.

(Fuente: AsiaNews)

Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario