Un tribunal iraquí condena a muerte a una mujer turca por unirse al Estado Islámico

(ADI).- El Tribunal Criminal Central de Irak condenó a muerte a una mujer de nacionalidad turca y sentenció a otras diez mujeres —con edades comprendidas entre los 20 y 50 años— a cadena perpetua por pertenecer al Estado Islámico (EI) en este país.

Las condenadas a cadena perpetua son de diferentes nacionalidades, entre ellas, una de Azerbaiyán, detalló el Consejo Supremo de la Judicatura en un comunicado.

Todas ellas fueron juzgadas por cargos de terrorismo por sus vínculos con el grupo yihadista, que ocupó amplias zonas de Irak entre mediados de 2014 y finales de 2017.

La actual ley antiterrorista del país establece que “toda persona que cometa, instigue, planifique, financie o ayude en actos de terrorismo recibirá una pena de entre 15 años de prisión y la pena de muerte”.

La acusada de nacionalidad turca fue condenada a la pena capital por ahorcamiento, aunque las sentencias son en primera instancia y pueden ser apeladas ante la Corte de Casación Federal iraquí, explicó el Consejo judicial en su escrito.

El mes pasado la citada corte envió al cadalso a la primera extranjera, una alemana de origen marroquí por su adhesión al Estado Islámico. Durante la investigación, la mujer admitió haber viajado desde Alemania hasta Siria y posteriormente a Irak junto a sus dos hijas, que se casaron con miembros de la organización. Arrestada en Mosul, fue acusada de “ofrecer apoyo logístico y ayudar al grupo terrorista a llevar a cabo actos criminales” y “participar en ataques contra las fuerzas de seguridad”.

En otra causa ante el mismo tribunal, la francesa Melina Bougedir, de 27 años, corrió mejor suerte. El magistrado ordenó su puesta en libertad y su deportación inmediata tras haber cumplido durante la detención preventiva los siete meses de pena por “acceder ilegalmente a territorio iraquí” al término de una vista en la que la acusada compareció junto a su hijo menor.

Hasta la fecha, el caso más mediático de una extranjera capturada en Mosul era el de Linda Wenzel, una alemana de 16 años arrestada el pasado julio durante las tareas de limpieza de los últimos reductos de la ciudad. Se hallaba escondida entre una veintena de mujeres que, según las fuerzas de seguridad iraquíes, eran miembros de la Policía del Estado Islámico. Linda aguarda la sentencia en una prisión del aeropuerto internacional de Bagdad.

Aunque el número de extranjeros detenidos no se ha hecho público, se calcula que Bagdad mantiene arrestados a cientos de combatientes que viajaron desde sus países de origen al Califato.

El Estado Islámico irrumpió en Irak en junio de 2014 y conquistó áreas del norte y el oeste del país, de las que fue expulsado definitivamente a finales del año pasado, tras tres años de guerra.

La organización extremista contaba en sus filas con yihadistas de varias nacionalidades, casados con mujeres de distintos países, incluidos europeos, las cuales también realizaban funciones en el seno de la banda armada.

(Fuente: Agencias)

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios cerrados.