Arzobispos alertan sobre la dramática situación de los cristianos en Nigeria y Siria

(ADI).- Arzobispos de Nigeria y Siria han informado en una conferencia de prensa organizada en Colonia (Alemania) por la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) sobre la dramática situación actual de los cristianos en ambos países. El Arzobispo de Kaduna (norte de Nigeria), Mons. Matthew Man-Oso Ndagoso, y el Arzobispo maronita de Alepo (Siria), Mons. Joseph Tobji, advirtieron que, ante las continuas amenazas y violencia, y el gran número de habitantes huidos, el Cristianismo corre peligro de extinguirse en sus países natales.

Aunque en Siria el Estado Islámico ha sido prácticamente vencido, todavía existen muchos grupos activos similares, dijo el Arzobispo, que recalcó que aunque en Siria y Alepo la vida vuelve lentamente a la normalidad y la gente va recobrando ánimos, las consecuencias de la guerra todavía están muy presentes.

“Todo el pueblo sirio ha perdido”, señaló monseñor Tobji. “En todos los lugares reina la pobreza, el desempleo, la destrucción de las casas y de la convivencia social y moral, el desánimo y la desconfianza en el futuro”. También dijo que aquí es especialmente importante el apoyo de la Iglesia.

El Arzobispo criticó el papel de la comunidad internacional: “Todo el mundo sabe que los motivos de esta desastrosa guerra que llevamos padeciendo desde hace siete años no tiene nada que ver con la reivindicación de democracia o libertad. Todo esto más bien tiene que ver con un juego sucio de la economía mundial”. Según monseñor Tobji, los factores decisivos son sobre todo el comercio con armas, los recursos como el petróleo y el gas, la favorable posición geográfica del país y la constelación de fuerzas en el mundo político. Aseguró que Siria es para las potencias mundiales una presa de la que todos quieren cobrarse la mayor parte.

El Arzobispo añadió que sobre todo la gente joven y bien formada es la que ha huido de Siria debido a la guerra y la falta de perspectivas en el país. Según expuso, las consecuencias de la emigración son dramáticas, pues el número de cristianos se ha reducido en Siria a una tercera parte. Los desplazados internos regresan lentamente a sus lugares de origen, pero los refugiados en el extranjero permanecen allí.

También en el norte de Nigeria miles de personas han huido de la guerra, las amenazas y la opresión. El Arzobispo de Kaduna, Mons. Matthew Mano-Oso Ndagoso, señaló que allí los cristianos no solo están expuestos a los ataques de Boko Haram, sino que también son objeto de una sistemática discriminación por parte del Estado.

El Arzobispo dijo que Nigeria es el único país del mundo en el que la proporción de cristianos y musulmanes es más o menos similar, mientras que en el sur viven más cristianos y en el norte, sobre todo musulmanes. Precisó que sobre todo Kaduna, su sede episcopal, es un centro importante del Islam en Nigeria.

También informó de que en algunos estados del norte de Nigeria está vigente la ley islámica (sharia), y que en algunas provincias del norte de Nigeria no está permitido impartir una instrucción religiosa cristiana. En cambio, los docentes de Religión Islámica son funcionarios pagados con recursos públicos. También las mezquitas se construyen con dinero público, mientras que a los cristianos se les niega terrenos para construir sus iglesias.

Por ello, monseñor Ndagoso reivindicó sobre todo para la minoría cristiana en el norte “un trato justo basado en la justicia y una relación mutua sincera, independientemente de la pertenencia religiosa, étnica, política y social. Los cristianos nigerianos quieren que sus derechos humanos fundamentales y su libertad esté garantizada y sea respetada en todo el país”.

En su intervención, el experto en derechos humanos de ACN, Berthold Pelster, indicó que urge solidarizarse con los cristianos perseguidos en el mundo. “Venimos observando un avance de las ideologías religiosas intolerantes desde hace treinta o cuarenta años, sobre todo en partes del mundo islámico. Debido a los cambios radicales en la región árabe desde 2011, se han registrado excesos extremos. Entretanto, el ideario radical islámico se extiende también de forma creciente en el continente africano“.

En este sentido, Pelster consideró decisivo informar una y otra vez a la comunidad internacional de las violaciones del derecho fundamental de la libertad religiosa, pues los cristianos perseguidos y hostigados sacan sobre todo fuerzas en su fe de la certidumbre de que la Iglesia Universal no los deja solos en su desgracia.

ACN documenta la persecución de los cristianos en todo el mundo y sigue de cerca la evolución de la libertad religiosa en 196 países. La fundación pontificia es la única organización no gubernamental que publica los resultados cada dos años (religious-freedom-report.org). El próximo Informe sobre la Libertad Religiosa en el Mundo se hará público en otoño de 2018.

(Fuente: ACN)

Tagged , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario