El primer ministro de Irak rechaza los llamamientos a favor de un aplazamiento de las elecciones generales

(ADI).- El primer ministro de Irak, Haider al Abadi, ha recalcado este martes que las elecciones generales se celebrarán en la fecha prevista, propuesta para el 12 de mayo, pese a los llamamientos a favor de su aplazamiento.

“No habrá aplazamiento de las elecciones”, ha dicho, después de que algunos grupos suníes hayan abogado por esta posibilidad para dar tiempo a los civiles desplazados por las operaciones contra el Estado Islámico.

El Parlamento iraquí se reunirá este jueves para discutir la legislación electoral y el calendario, según han informado los medios de comunicación locales.

El mandatario iraquí anunció el domingo que se presentará a la reelección en los comicios al frente del bloque Alianza de la Victoria, integrada por el Movimiento Hikma —encabezado por el influyente clérigo chií Ammar al Hakim— y las Fuerzas de Movilización Popular, una coalición de milicias principalmente chiíes.

Al Abadi, que pidió “a los partidos políticos y leales” que se unan a este bloque, ha recalcado que “la Alianza de la Victoria logrará mantener el gran triunfo logrado sobre el terrorismo, honrar los sacrificios de los soldados (…) y combatir todas las formas de corrupción”.

“Es el momento de empezar la reconstrucción de Irak y lograr la reconciliación entre el pueblo iraquí”, señaló el primer ministro en su comunicado.

El anuncio de Al Abadi, miembro del partido Dawa, llegó apenas un día después de que el exprimer ministro y líder de la formación, Nuri al Maliki, afirmara que se presentará a las elecciones bajo la coalición Estado de Derecho.

Al Maliki, quien abandonó el cargo en medio de las críticas contra él por el colapso del Ejército ante la ofensiva relámpago del Estado Islámico en verano de 2014, ocupa una de las vicepresidencias y lidera Dawa, el partido con más representación en el Parlamento.

Durante la jornada del sábado, subrayó que los seguidores de Dawa serían libres de elegir entre su coalición y la que presumiblemente iba a encabezar Al Abadi, que se ha materializado este domingo.

La coalición formada por el primer ministro iraquí amplía su apoyo entre los partidos chiíes, si bien aísla prácticamente al influyente clérigo Muqtada al Sadr, quien ya ha criticado la creación de la Alianza de la Victoria.

El acuerdo de reparto de poder establecido tras la invasión estadounidense de 2003 y el derrocamiento de Sadam Hussein contempla que la oficina del primer ministro sea ocupada por un chií, mientras que el presidente —un cargo fundamentalmente ceremonial— debe ser un kurdo y el presidente del Parlamento, un suní.

(Fuente: Agencias)

Etiquetado , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario