UNAMI: Al menos 3.298 civiles murieron por la violencia en Irak durante 2017

(ADI).- Un total de 3.298 civiles murieron y otros 4.781 resultaron heridos en Irak en 2017, sin contar los datos de la provincia de Al Anbar, la última en ser liberada del Estado Islámico, informó la misión de Naciones Unidas en el país árabe (UNAMI).

En diciembre murieron 69 civiles y otros 142 resultaron heridos, lo que hace de este mes el menos sangriento desde el comienzo de las estadísticas de la organización internacional, en noviembre de 2012. La zona más afectada por la violencia fue la gobernación de Bagdad, con 24 muertos y 98 heridos.

La ONU advirtió en un comunicado de que esta estadística debe considerarse como un “mínimo absoluto”, puesto que no ha podido verificar la cifra de muertes en ciertas zonas, entre ellas las que estaban controladas por los yihadistas.

El enviado especial Jan Kubi confió en que “los números caigan rápidamente a medida que vuelvan la paz y estabilidad a Irak”, gracias a la derrota de la banda en sus principales bastiones.

El pasado 9 de diciembre el primer ministro iraquí, Haider al-Abadi, anunció que el Ejército se había hecho con el control de la frontera con Siria, el último reducto del Estado Islámico en el país.

La organización extremista irrumpió en 2014 y conquistó amplias partes del norte, oeste y centro de Irak, extendiendo sus dominios hasta cerca de Bagdad.

A lo largo de 2017 las fuerzas iraquíes, con apoyo de la coalición internacional, arrebataron a las huestes de Abu Bakr al-Baghdadi los últimos territorios que controlaban, entre ellos la ciudad de Mosul, capital de la provincia de Nínive, con cerca de dos millones de habitantes.

La batalla por Mosul concluyó, pero para miles de familias, el dolor y el horror continúa. Algunos están intentando, en las ruinas de su ciudad, rendir tributo a los que murieron.

En el distrito de Zanjili, ropas y recuerdos cuelgan de los muros e incluso coches abandonados entre los escombros se han convertido en un memorial. Atrapados entre las partes enfrentadas que prestaron poca o ninguna atención al requisito de salvaguardar a los civiles, las familias no tenían a dónde escapar para estar a salvo.

Cuando intentaban huir, los ciudadanos de Mosul se convirtieron en objetivos. Madres, padres, maridos y mujeres no pudieron hacer nada para salvar a sus seres queridos.

El precio en sangre que pagaron para ver su ciudad liberada fue de entre nueve mil y once mil muertos, casi diez veces más de lo que se dijo hace unos meses. Alrededor de una tercera parte de las víctimas mortales se produjeron en bombardeos aéreos. Otro tercio pereció en los combates finales con el Estado Islámico. Las circunstancias del resto no han podido ser determinadas.

En cualquier caso, las cifras superan con mucho los recuentos oficiales. Ninguno de estos cálculos incluye miles de personas muertas a manos de los yihadistas, de las que se cree que se encuentran en fosas comunes dentro y fuera de Mosul.

(Fuente: Agencias)

Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario