Un matrimonio administrará un hospital católico que atenderá a las víctimas del Estado Islámico en Irak

(ADI).- A petición del arzobispo caldeo de Erbil, monseñor Bashar Warda, un matrimonio iraquí asumirá la administración del primer hospital católico que será levantado tras la derrota del Estado Islámico y que servirá para atender a las víctimas de este grupo yihadista.

Según informó el periódico Chaldean View, Saveen Oghana y Ban Isaqi, que son médico y dentista respectivamente, fueron escogidos por monseñor Warda después de que la Universidad Católica de Australia (ACU) ofreció varias becas para apoyar a la diócesis católica caldea de Erbil en su proyecto de construir un hospital y una universidad.

Los jóvenes de 28 años acaban de finalizar el primer año de estudios de su maestría en Administración de Salud, en el campus de la ACU en la ciudad australiana de Brisbane. En aproximadamente seis meses deberán culminar una investigación para luego regresar a Irak.

“Sabemos que será el primer hospital católico en la región del Kurdistán y que probablemente será el único hospital católico en todo Irak, no el primero, pero sí el único”, indicó Saveen a Chaldean View.

“Porque, saben, en Irak, especialmente en Bagdad, solíamos tener, como cristianos, muchos hospitales, pero actualmente ya no debido a las guerras y conflictos, a la inmigración de nuestro pueblo, y a los secuestros, asesinatos y luchas continuas”, añadió.

El nuevo hospital se está construyendo en el barrio cristiano de Ankawa, en Erbil, capital del Kurdistán iraquí. Saveen reveló que el nombre del centro de salud será “Shlama”, que quiere decir paz.

“La visión del arzobispo Warda es que la presencia de los cristianos en Irak sea efectiva. Esto no solo significa estar allí en una misión, sino estar presente con los valores cristianos”, destacó.

“Y como Iglesia, nuestra Iglesia en Ankawa, está trabajando en dos sectores principales, que son los de educación y salud”, explicó.

Saveen dijo que aceptar la oferta de monseñor Warda para capacitarse en el extranjero no fue fácil porque “dejamos todo atrás en nuestro país –familia, parientes– e incluso nos alejamos de nuestra práctica y elegimos una diferente, que de alguna manera está relacionada a la disciplina de salud, pero no es puramente una práctica dental ni médica, así que fue un desafío”.

“Estamos confiando en que la ACU nos calificará para obtener los grados académicos para que podamos presentar algo que es diferente, efectivo y que va con los valores cristianos, de acuerdo con los estándares internacionales”, indicó.

Esta no es la primera vez que Saveen y Ban han apoyado al arzobispo caldeo. Anteriormente ambos fueron voluntarios en la diócesis de Erbil por diez y cinco años, respectivamente.

“Yo estaba administrando la Clínica de Caridad San José. Era el coordinador de esa clínica de caridad y esta se estableció una vez que nuestra gente huyó de la Llanura de Nínive y se convirtieron en desplazados internos”, relató Saveen.

El médico recordó que esta clínica fue creada a mediados de 2014 y ofrece atención médica gratuita a los refugiados sin importar su religión. Aseguró que seguirá funcionando al mismo tiempo que el nuevo hospital.

Tras la expulsión de los milicianos vestidos de negro de la Llanura de Nínive y Mosul, que ocurrió entre octubre de 2016 y julio de 2017, “la primera cosa que dirá cualquier iraquí es ‘queremos paz en nuestro país’”, aseguró.

(Fuente: Chaldean View / ACI)

Tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario