Las Dominicas de Teleskuf reconstruyen su convento para acoger a niños desplazados

(ADI).- “Ninguna de nosotras quería abandonar nuestro lugar de origen, pero como los ataques no cesaban, tuvimos que huir para salvar nuestras vidas”, reflexiona la Hermana Ilham. Esta Dominica de 57 años de edad trabajaba en una iglesia de Mosul cuando el rápido avance del Estado Islámico la obligó a ella y a su comunidad a salir corriendo prácticamente con lo puesto. En la actualidad, sirve a los desplazados que aún se encuentran en la ciudad cristiana de Teleskuf, en el norte de la Llanura de Nínive, en Irak.

“En 2016, unas seis mil personas tuvieron que abandonar Teleskuf. Cuando regresé a esta zona, todas las casas estaban abandonadas y muchas de ellas, destruidas. En Teleskuf de muchos edificios solo quedan los escombros. La escuela y el hogar infantil están destruidos, las puertas del convento fueron forzadas y la vivienda de las religiosas fue saqueada”, relata la Hermana Ilham.

Las Dominicas empezaron el pasado mes de mayo a restaurar su convento de Teleskuf, ubicado a algo más de 30 kilómetros al norte de Mosul. No han estado solas en esta misión, han podido comenzar rápido la reconstrucción gracias al apoyo de la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN). “He trabajado de siete de la mañana a siete de la tarde para que el convento esté listo para los niños”, explica la religiosa.

“Ofrecemos atención durante el día a niños de tres, cuatro y cinco años. De las ocho de la mañana hasta la una del mediodía atendemos a unos ciento cincuenta niños de edades comprendidas entre los seis y los doce años, y de cinco a siete de la tarde acogemos a niños de doce años en adelante”, añade.

Las religiosas también visitan a los miembros de la comunidad cristiana en sus casas e imparten el catecismo a los niños, además de prepararlos para la Primera Comunión. “Antes de la invasión del Daesh éramos cinco religiosas en el convento, mientras que ahora ya solo somos dos. Afortunadamente, pronto recibiremos refuerzos”, asegura la Hermana Ilham.

En lugar de mirar para atrás, la religiosa ahora intenta mirar al frente y dice sonriendo: “Me alegra ver que la gente retorna a sus hogares y que logran continuar con sus vidas”.

“Es una vergüenza que el Gobierno apenas haya reparado la carretera. Debería contribuir en mayor medida a la reconstrucción de los pueblos y ciudades. No obstante, nuestra mayor preocupación gira en torno a la seguridad en esta zona. Nuestra primera prioridad son los niños, que han cambiado a raíz de lo ocurrido. Puedo afirmar que con la intensificación de los combates se han vuelto más nerviosos y agresivos”, asevera.

Todavía hay carencia de muchas cosas, pero la Hermana Ilham sabe encontrar un consuelo entre tanta destrucción: “Cada uno está dando lo mejor de sí mismo para que la convivencia sea armoniosa”. “Nosotras intentamos ayudar a los niños dándoles paz. En nuestro convento les ofrecemos un lugar seguro”, concluye.

(Fuente: ACN)

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario