Miles de manifestantes piden la dimisión del Gobierno Regional del Kurdistán

(ADI).- Miles de personas se han concentrado este lunes en varias localidades del Kurdistán iraquí para pedir la dimisión del Gobierno de la región autónoma, en el marco de una serie de manifestaciones que también han derivado en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

Los manifestantes se han quejado de las medidas de austeridad impuestas por las autoridades desde 2016 y que se han traducido en un recorte del salario de los funcionarios. La semana pasada, el Gobierno Regional del Kurdistán anunció una nueva rebaja para los sueldos más altos.

Las protestas estaban convocadas en algunas de las principales ciudades de la región, aunque los principales incidentes han tenido lugar en Suleimaniya y sus alrededores, donde se han registrado enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad, según la prensa local.

Un grupo de personas han prendido fuego a las sedes de los principales partidos políticos kurdos —el Partido Democrático del Kurdistán (PDK), la Unión Patriótica del Kurdistán (PUK) y el Movimiento del Cambio (Gorán), entre otros— en la zona de Piramagrun, a las afueras de Suleimaniya. “Vamos a pedir una investigación del incidente”, ha afirmado un portavoz del PDK, Ata Sheij Hasán.

En un comunicado, la dirección de la Policía de Suleimaniya ha asegurado que ellos “respetan a la sociedad y a los empleados, así como al resto de ciudadanos”, y ha aclarado que tratan a todos “de la misma manera”.

Asimismo, ha pedido a los habitantes “apoyar a las fuerzas de seguridad y alejarse de la violencia, así como (apoyar) a los partidos políticos”.

El gobernador de Suleimaniya, Haval Abubakir, ha realizado un llamamiento a la calma y ha demandado a los manifestantes que usen medios pacíficos para expresar sus “legítimas” demandas.

Abubakir ha indicado que las protestas se han saldado con un número indeterminado de heridos, añadiendo que la mayoría de ellos son miembros de las fuerzas de seguridad.

Por su parte, el Gobierno Regional del Kurdistán ha expresado su “preocupación” por los disturbios en las provincias de Suleimaniya y Halabya.

“Los llamamientos de la gente a cometer actos de violencia y causar daños a las propiedades de la gente y desestabilizar la paz y la seguridad no beneficiarán a nadie, excepto a los enemigos del Kurdistán, lo que no es aceptable en absoluto”, ha remachado.

El Gobierno kurdo ha sufrido desde principios de 2014 las consecuencias de los recortes presupuestarios de Bagdad y de la caída de los precios del petróleo. La presión sobre la región se ha recrudecido desde finales de septiembre, cuando tuvo lugar una consulta independentista que las autoridades centrales rechazaron por ser “ilegal”.

(Fuente: Agencias)

Etiquetado , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario