La propaganda del Estado Islámico experimenta una disminución significativa

(ADI).- Lejos quedan los tiempos en que el Estado Islámico vendía una imagen idílica del Califato que proclamó en junio de 2014. La propaganda de los extremistas ha ido mutando conforme han ido perdiendo terreno en Siria e Irak y el Califato se ha ido convirtiendo en un ente testimonial, lo que se ha notado en una disminución de sus publicaciones y variación de la temática.

Para difundir sus mensajes, los yihadistas han sustituido la red social Twitter por Telegram, donde cuentan con dos canales principales, Nasher News y Al Jilafa Mubasher.

Esta decisión se debe a que los canales de propaganda de la organización radical en Twitter tienen una vida más corta que antes, mientras que en Telegram siguen teniendo una presencia sólida.

Pese a que ha habido un importante descenso de la frecuencia de los vídeos de los yihadistas en los últimos seis meses, el Estado Islámico ha difundido algunas grabaciones de mayor duración como Flames of War a través de su productora Al Hayat.

Ese vídeo, de 55 minutos y con un narrador en inglés, muestra escenas de batallas en Siria e Irak, protagonizadas por los extremistas, con discursos intercalados de los expresidentes de Estados Unidos, George W. Bush y Barack Obama.

A través de esta cinta, el grupo yihadista lanza mensajes propagandísticos para alentar a sus seguidores y reclutar a posibles nuevos simpatizantes afirmando que “la lucha acaba de empezar”, aunque, en realidad, los extremistas no han hecho más que retroceder en Siria e Irak.

De hecho, los milicianos vestidos de negro han sido expulsados en el último año de sus principales bastiones  en ambos países.

Al igual que los vídeos, las revistas y semanarios del Estado Islámico han cambiado al ritmo de los acontecimientos sobre el terreno en Siria e Irak.

Los boletines de la organización radical, como el semanario Al Naba, se ocupan actualmente más de asuntos militares. Principalmente, relatan las batallas y los ataques de las huestes de Abu Bakr al-Baghdadi.

La única revista que el grupo yihadista edita actualmente es Rumiyah, tras la desaparición de las publicaciones que tenía en distintos idiomas, como Dabiq (en inglés), Dar al Islam (en francés) y Constantinopla (en turco).

Aunque Rumiyah es la única superviviente entre las revistas del Estado Islámico, los extremistas no han sacado a la luz su último número que debería haberse publicado a principios del mes pasado.

Los comunicados oficiales, por el contrario, siguen difundiéndose habitualmente. Los mismo ocurre con la agencia de noticias Amaq, vinculada a la organización radical, que continúa difundiendo su propaganda militar.

En definitiva, las derrotas en el campo de batalla han supuesto un golpe para las publicaciones del grupo yihadista que, además, ha perdido a muchos responsables de sus medios de comunicación por los bombardeos de la coalición.

A lo que se suma que, casi sin territorio, hay menos espacio para hacer propaganda sobre la vida en el Califato.

En su apogeo, el Estado Islámico apenas hacían referencia a la religión o a la cultura musulmana y solo mostraban un 15 % de contenido violento, de modo que la gran mayoría de su comunicación se basaba en “imágenes positivas” de su empresa yihadista, retratada como un paraíso de fraternidad que sedujo a unos 35 mil combatientes extranjeros.

Ahora, los extremistas buscan mostrar su capacidad para defenderse del adversario y exportar su odio por todo el mundo.

(Fuente: Agencias)

Tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario