Irak lanza una ofensiva para expulsar a los combatientes del Estado Islámico escondidos en el desierto

Captura de pantalla 2017-11-23 a las 19.47.35

(ADI).- Las fuerzas de seguridad iraquíes han puesto en marcha este jueves una operación para expulsar a los combatientes del Estado Islámico que continúan escondidos en la zona del desierto iraquí que hace frontera con Siria, según ha informado el Ejército en un comunicado.

De esta manera, las tropas gubernamentales, con la ayuda de las Fuerzas de Movilización Popular (FMP), buscan acabar con la presencia de los yihadistas en la zona.

“El objetivo tras la operación es prevenir que grupos de milicianos del Estado Islámico queden en la región del desierto y lo utilicen como base para futuros ataques”, ha aseverado el coronel Salah Kareem.

La nueva ofensiva busca asestar el golpe definitivo a los últimos militantes del hoy marchito Califato en zonas remotas y poco pobladas de Al Yazira, ubicada entre las provincias iraquíes de Saladino, Nínive y Al Anbar. El páramo fue en el pasado guarida del embrión de la organización, Al Qaeda en Irak, tras la invasión estadounidense del país en 2003.

El primer ministro iraquí, Haider al-Abadi, ha declarado la derrota militar del Estado Islámico, pero ha indicado que no cantará victoria hasta que los terroristas no hayan sido expulsados de todas las zonas que controlan.

Bagdad ha protagonizado una costosa batalla —con cinco millones de desplazados y miles de muertos— desde que a principios de 2014 las huestes de Abu Bakr al-Baghdadi iniciaran una veloz expansión desde la provincia de Al Anbar y llegaran a ocupar más de un tercio del país. La primera operación para debilitar el dominio del grupo yihadista comenzó en marzo de 2015 en Tikrit, la ciudad natal de Sadam Husein.

Desde entonces las tropas iraquíes, que han recuperado la moral tras su humillante retirada del norte del país, han recuperado con el apoyo de la coalición internacional que encabeza Estados Unidos los enclaves de Ramadi y Faluya, ubicados ambos en la provincia de Al Anbar; Mosul, tras nueve meses de arduas escaramuzas; Tal Afar, también localizada en el norte del país; Hawija, próxima a la petrolera Kirkuk; y los últimos núcleos urbanos en la provincia de Al Anbar fronterizos con Siria.

El viernes, las Fuerzas Armadas de Irak anunciaron la liberación de Rawa, la última gran ciudad controlada por el Estado Islámico en el país árabe.

Ante las sucesivas perdidas territoriales, los milicianos vestidos de negro se han reconciliado con la clandestinidad y las tácticas de insurgencia que practicaron en el pasado.

(Fuente: Agencias)

Etiquetado , , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario