El cardenal Bechara Rai hace una histórica visita oficial a Arabia Saudita

Captura de pantalla 2017-11-14 a las 18.29.03

(ADI).- El rey saudita, Salman bin Abdelaziz, recibió hoy por primera vez al patriarca de la Iglesia maronita, el cardenal Bechara Rai, en medio de la crisis política abierta por la dimisión en Riad de Saad Hariri como primer ministro libanés hace diez días.

El viaje estaba planeado antes de la actual crisis política y responde a una invitación cursada por el Reino saudita el pasado 1 de noviembre.

En la reunión, que tuvo lugar en el palacio de Al Yamama de Riad, el monarca y el patriarca maronita abordaron las relaciones entre Arabia Saudita y el Líbano.

Además, ambos dignatarios recalcaron “la importancia del papel de las diferentes religiones y culturas para promover la tolerancia, renunciar a la violencia, el extremismo y el terrorismo, y lograr la seguridad y la paz para los pueblos de la región y el mundo”, indicó la agencia oficial SPA en un comunicado.

Posteriormente, el cardenal Bechara Rai mantuvo reuniones por separado con el príncipe heredero saudita, Mohamed bin Salman, y con Hariri, que se celebraron a puerta cerrada, según fuentes oficiales libanesas.

La visita oficial del patriarca maronita al Reino saudita tiene un relevante significado religioso, puesto que son raros los viajes de responsables de otros credos al país.

Captura de pantalla 2017-11-14 a las 19.38.50

Los maronitas son uno de los principales grupos religiosos del Líbano y tienen importancia en el sistema confesional del país, que reserva a los miembros de esta comunidad religiosa el cargo de jefe de Estado, que actualmente ostenta el general Michel Aoun.

El propio monarca saudita tiene un papel destacado en el islam por ser el custodio de las mezquitas de La Meca y Medina.

“La visita del patriarca Bechara Rai destaca el apego del reino por la coexistencia pacífica, la proximidad y la apertura a todas las partes de la población árabe”, escribió en Twitter el ministro a cargo de las relaciones con los países del Golfo, Thamer Al Sabhan.

Arabia Saudita no reconoce legalmente ni la libertad de elegir religión ni la libertad de culto, condenando a cientos de miles de inmigrantes no musulmanes, en especial cristianos, a la práctica clandestina como en tiempos de las catacumbas.

Incluso está prohibida la introducción en el país de Biblias, rosarios y crucifijos, y por supuesto la celebración de fiestas religiosas que no sean musulmanas. Las autoridades sauditas han defendido tradicionalmente esa situación con el argumento de que su país es la cuna del islam y que todos los habitantes son musulmanes.

Captura de pantalla 2017-11-14 a las 19.05.59

Captura de pantalla 2017-11-14 a las 18.25.49

Captura de pantalla 2017-11-14 a las 17.38.36

Captura de pantalla 2017-11-14 a las 17.47.18

(Fuente: Agencias)

Etiquetado , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario