Beatificados 109 mártires claretianos en la Sagrada Familia de Barcelona

Captura de pantalla 2017-10-21 a las 17.26.18

(ADI).- Nunca antes se habían beatificado conjuntamente tantos mártires de una misma congregación. La beatificación de 109 mártires claretianos asesinados durante la Guerra Civil ha congregado este sábado a 3.000 personas en la basílica de la Sagrada Familia de Barcelona, en una ceremonia presidida por el cardenal Angelo Amato, de la Congregación para las Causas de los Santos, con el nuncio Renzo Fratini, unos 30 obispos de todo el mundo y más de 300 sacerdotes.

Al menos mil de los asistentes eran parientes de los 109 mártires, la mayoría de ellos de Cataluña. Asistían también religiosos claretianos de todo el mundo, incluso de África y Asia, todos los obispos catalanes, muchos del resto de España y el cardenal de Barcelona, Juan José Omella, y el Superior General de los Claretianos, el padre Mathew Vattamattam, como concelebrantes principales.

Los claretianos, fundados por San Antonio María Claret en 1849 en Vic, tienen hoy presencia en 63 países, con 3.100 religiosos, 2.100 sacerdotes y una veintena de obispos.

Asesinados en Cataluña, y algunos en Santander y Valencia
De los nuevos mártires claretianos 73 son nacidos en Cataluña, 14 en Navarra, 4 en Huesca, 5 Burgos, 2 en Logroño, 2 en Palencia, 2 en Zaragoza, 2 en Teruel, 1 en Álava, 1 en Cádiz, 1 en Madrid, 1 a Valencia, y 1 de Auch (Francia).

La mayoría fueron asesinados en Cataluña y pertenecían a las comunidades de Cervera, el Mas Claret y Solsona (60), de Barcelona (8), de Sabadell (8), de Lérida (11), de Vic y Sallent (15). De fuera de Cataluña la causa incluye a mártires de las comunidades de Castro Urdiales en Santander (3) y de Valencia (4).

Los 109 mártires beatificados este sábado no son los únicos claretianos en los altares por esa persecución: la Iglesia ha beatificado también a los 51 asesinados en Barbastro y a los 25 asesinados en Sigüenza y Fernán Caballero.

“No tenemos miedo”: lo destacó Amato
El cardenal Angelo Amato, en su homilía, recuperó el grito del pasado agosto en Barcelona tras el atentado islámico: “No tinc por, no tengo miedo”, para aplicarlo a los mártires claretianos.

“Los 109 claretianos reaccionaron con la eficaz arma de la caridad y el perdón, respondieron perdonando”, enfatizó Amato. “No buscaron venganza”, continuó Amato, alabando a los mártires, ya que “la única venganza del cristiano es el perdón de los enemigos”, y el cristianismo siempre propone “una cultura de fraternidad, no de guerra”.

El cardenal vaticano quiso contar la historia de alguno de los nuevos beatos. Explicó, por ejemplo, que “el padre Mateu [Casals] pertenecía a la comunidad de Sabadell, una comunidad muy activa donde los padres estaban siempre dispuestos a a ayudar a los necesitados, muy amados por su pueblo”. No obstante, al estallar la Guerra en 1936, y tras ser encarcelados, los curas “fueron torturados de una manera inhumana” y “asesinados sin juicio”. “Fueron muchos los martizirados” durante esa época, lamentó el cardenal, que “derramaron su sangre por Cristo”.

Gente de esperanza y perdón frente a las masacres
Recordó después el cardenal la enseñanza de Jesucristo: “Bienaventurados vosotros cuando os insultan de cualquier modo”. “Jesús dijo: ‘El que pierda su vida por mí, la encontrará'”. “Los mártires claretianos no tenían miedo. Estaban dispuestos a sacrificar su vida. Murieron con la esperanza en su corazón de entrar en la Jerusalén celestial”. Amato afirmó que “el cristiano vive de la esperanza y sabe que las nubes oscuras son pasajeras”.

Al término de su sermón, el purpurado italiano ha querido recordar las palabras del Papa Francisco sobre las recientes “masacres insensatas” del terrorismo, al efecto de que “los cristianos somos más gente de primavera que de otoño”. Como los mártires de 1936 frente al anticlericalismo, también nosotros frente a la amenaza del fanatismo que se nos cierne cada día, alentó el cardenal, en el sentido en que hemos de recordar día tras días que la primavera siempre “trae brotes nuevos” tras el otoño, “estación de las hojas muertas”.

Otros actos
Las celebraciones sobre los mártires comenzaron el viernes por la noche con una vigilia de oración en el Santuario del Cor de Maria de Barcelona y acaban el domingo con una misa de Acción de Gracias en el mismo templo.

El superior de los claretianos actuales, el padre Vattamattam, natural de Kerala, la región más católica de la India, comentó en la oración del viernes que “no estamos hablando de mitos, sino de personas concretas”. Por eso animó a conocerlos con sus nombres e historias concretas, “educados en nuestros centros formativos, hombres que llevaban el tesoro de la vocación misionera en vasijas de barro de su humanidad”.

Recordó que también hoy “en varias partes del mundo, vivimos la persecución a causa del Evangelio” , también en zonas en conflicto o de frontera donde hoy hay presencia claretiana. Y ha explicado que “con humildad y valentía, experimentaremos también, como nuestros mártires, la fecundidad extraordinaria que brota de la cruz de Jesús”.

(Fuente: ReL)

Etiquetado , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario