Irak arrebata a los kurdos los campos de petróleo de Kirkuk

Captura de pantalla 2017-10-17 a las 17.51.06

(ADI).- Los campos de petróleo de Kirkuk ya están en manos del Ejército iraquí. Fuerzas especiales han tomado hoy el pozo de Bay Hassan, el más grande de la provincia disputada entre Bagdad y el gobierno autónomo del Kurdistán, después de que las tropas kurdas se retirasen sin ofrecer resistencia. Ayer, milicias chiíes leales a la administración federal también se hicieron con varias plantas de crudo de esta rica provincia al norte de Irak, instalaciones que habían sido ocupadas por los peshmerga tras expulsar a los yihadistas del Estado Islámico en junio de 2014.

Mientras, Estados Unidos ha pedido contención a Bagdad y al Gobierno Regional del Kurdistán ante la escalada de la crisis, que estalló después de que las autoridades kurdas se negasen a anular los resultados del referéndum de independencia del pasado 25 de septiembre como exigía el Ejecutivo central. Bagdad no solo consideraba inconstitucional la consulta —rechazada por Turquía, Irán y gran parte de la comunidad internacional— también lanzó un ultimátum para que el Ejécutivo autonómico le entregase el control de Kirkuk, que está fuera de los límites reconocidos del Kurdistán iraquí.

Disputada desde hace décadas y ciudad clave en el nuevo reparto de Irak, Kirkuk produce hasta 600 mil barriles diarios de crudo. El Gobierno kurdo controla la venta de petróleo y ha firmado acuerdos unilaterales sin el consentimiento de Bagdad, en los que Israel es el principal beneficiado. Por ello, la campaña militar lanzada por el primer ministro iraquí, Haider al-Abadi, se ha centrado en la recuperación de estos pozos. Se cree que los kurdos son mayoría en la provincia, aunque no existe un censo oficial y hay una notable presencia de árabes y turcomanos.

Las fuerzas iraquíes, con el apoyo de las milicias chiíes Fuerzas de Movilización Popular, se han ido haciendo con el control de varias zonas de la provincia convertida en el foco de las tensiones entre Erbil y Bagdad, entre ellas la estratégica ciudad de Sinjar. Por otro lado, una fuente de seguridad iraquí ha asegurado que los peshmerga se han retirado de la localidad estratégica de Bashiqa, 14 kilómetros al norte de la ciudad de Mosul, que hasta hace poco era la capital del Estado Islámico en Irak.

Washington ha pedido hoy “calma” para “evitar futuros enfrentamientos” entre las partes involucradas, después de que la ONU llamase ayer al diálogo para “adoptar pasos coordinados con el fin de evitar enfrentamientos mayores y una escalada” de las tensiones.

El Kurdistán ha funcionado desde 1991 como un apoyo clave a las operaciones de Estados Unidos en el país y, desde 2014, ha sido la base principal de la coalición internacional contra el Estado Islámico. Ankara y Teherán tienen también intereses vitales en el área y creen necesario preservar la unidad de Irak, ya que temen que la secesión del Kurdistán iraquí desencadene nuevos conflictos en la región.

Tan pronto como se conocieron los resultados de la consulta independentista, el Parlamento iraquí pidió al primer ministro que desplegase tropas en Kirkuk y otras zonas en disputa, pero Al Abadi afirmó la pasada semana que aceptaría una “administración conjunta”. Este domingo, su Gobierno acusó al Ejecutivo kurdo de enviar combatientes no peshmerga a Kirkuk, incluidos milicianos del PKK. Erbil lo niega, pero para Bagdad fue “una declaración de guerra”.

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario