Irak lanza una operación militar en Kirkuk

Captura de pantalla 2017-10-16 a las 16.46.44

(ADI).- Las fuerzas militares del Kurdistán iraquí, los peshmerga, han considerado una “flagrante declaración de guerra” las operaciones lanzadas por el Gobierno federal en Kirkuk, un territorio en disputa donde el primer ministro de Irak, Haider al-Abadi, ha mandado este lunes elevar la bandera nacional.

El Ejecutivo central ha dicho que sus tropas han logrado tomar el aeropuerto de Kirkuk y otras posiciones —entre ellas la compañía de Petróleo del Norte de Irak— que hasta este lunes habían estado controladas por fuerzas kurdas iraquíes. La ofensiva militar, iniciada el domingo, es la mayor lanzada hasta la fecha desde que el Gobierno Regional del Kurdistán celebrase el pasado 25 de septiembre una consulta independentista.

Para los peshmerga, la ofensiva del Ejército iraquí es una “represalia” y una “venganza” frente a la “libertad” reclamada por el pueblo kurdo. “Este ataque es una flagrante declaración de guerra contra la nación del Kurdistán”, ha proclamado este cuerpo de seguridad en un comunicado.

“Llamamos a todos los verdaderos peshmerga (…) a hacer todo lo posible para resistir y derrotar a los atacantes. La primera persona responsable de llevar esta guerra al pueblo del Kurdistán es el Gobierno de Al Abadi, que debería pagar un alto precio por esta injusticia”, han advertido.

Asimismo, han criticado que las fuerzas leales a Bagdad utilicen en estos avances armas supuestamente facilitadas por Estados Unidos “en el marco de la guerra contra el Estado Islámico” y han señalado que los peshmerga que “también luchan” contra este grupo yihadista, no disponen de los mismos equipos.

Por su parte, Al Abadi ha ordenado a las tropas gubernamentales que impongan la seguridad en Kirkuk “en cooperación con la población de la ciudad y con los peshmerga”. “Pedimos a las fuerzas peshmerga que sirvan bajo la autoridad federal como parte de las Fuerzas Armadas iraquíes”, ha aseverado el primer ministro, en una declaración leída en televisión.

En calidad de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Irak, el mandatario ha conminado a su Ejército que alce la bandera iraquí en las zonas en disputa, un simbólico gesto con el que quiere volver a situar Kirkuk bajo la órbita del Gobierno central.

En las horas previas a la operación militar, Bagdad había acusado al Gobierno kurdo de aumentar el despliegue de las fuerzas de seguridad y de aceptar en las proximidades de Kirkuk la presencia de militantes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), un movimiento que ha calificado como “una declaración de guerra”.

Estados Unidos ha instado a las fuerzas kurdas e iraquíes a “evitar cualquier nueva acción que contribuya a la escalada” y la inestabilidad del país árabe y ha reivindicado el diálogo como “la mejor opción para rebajar las tensiones”.

La crisis se produce después de que la pasada madrugada concluyera la extensión del ultimátum que la autoridad federal dio al Gobierno de Erbil para que las tropas kurdas entregaran el control del aeropuerto de Kirkuk —recuperado este lunes—, la cercana base de K-1, los pozos de petróleo y los prisioneros del Estado Islámico.

El objetivo de Bagdad es que las Fuerzas Armadas iraquíes regresen a las posiciones que ocupaban antes de la llegada de los milicianos vestidos de negro, ante cuyo avance en 2014 huyeron dejando el terreno libre para los kurdos.

(Fuente: Agencias)

Etiquetado , , , , , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario