Las fuerzas iraquíes irrumpen en la ciudad de Tal Afar

Captura de pantalla 2017-08-25 a las 11.34.24

(ADI).- Las fuerzas de seguridad iraquíes han irrumpido en la ciudad de Tal Afar, pocos días después del inicio de la ofensiva para arrebatar al Estado Islámico su nuevo feudo en suelo iraquí.

“La campaña marcha a buen ritmo. Las fuerzas de seguridad han accedido a Tal Afar desde varios frentes. Hashid Shaabi [las milicias chiíes, ndr] y la novena división del ejército han irrumpido por el este mientras las unidades antiterroristas han llegado desde el oeste”, ha declarado a al prensa el general Yahia Rasul, portavoz del Ejército iraquí. “Hemos cruzado los límites de la villa y seguiremos avanzando en los próximos días”.

De momento, el Gobierno de Bagdad ha recuperado el control de diferentes barrios de la urbe, ubicada a unos 80 kilómetros al oeste de la liberada Mosul. Las milicias chiíes y uniformados del Ejército asedian el distrito oriental de Askari. Por el sureste han quebrado la línea defensiva del grupo radical suní y se hallan en el barrio de Al Yazira, a unos 300 metros del centro de Tal Afar, un antiguo puesto militar del Imperio Otomano que hasta la irrupción de los yihadistas se mantenía fiel a su historia ofreciendo cobijo a una población turcomana suní y chií con estrechos lazos con Ankara y sometida a tensiones sectarias desde el ocaso de Sadam Husein.

“El progreso es continuo en casi todos los frentes”, ha precisado el general Rasul. En las primeras 24 horas de la operación, anunciada el domingo por el primer ministro Haidar al-Abadi, las fuerzas de seguridad recuperaron un puñado de localidades del cinturón de Tal Afar como Tal Rahal, Jabbara, Husein Idris o Mullah, de las que habían huido civiles y militantes de la organización yihadista. Las escaramuzas más duras se han instalado en el barrio de Al Jadra, donde el Estado Islámico trata de detener el avance a golpe de coches bombas y suicidas.

“Las tácticas del Daesh son las mismas que ya vimos en Mosul. La única diferencia es que en Tal Afar carecen de la capacidad de entonces. Sus efectivos se encuentran muy débiles. No han recibido ningún refuerzo desde hace meses debido al cerco y se han derrumbado parcialmente”, ha asegurado el portavoz militar. Con apoyo de la coalición internacional que lidera Estados Unidos, los bombardeos se han cebado con depósitos de armas, edificios administrativos y zonas de reunión de combatientes del grupo radical suní. El Ejército estadounidense estima que aún quedan en la localidad cerca de 2.000 milicianos vestidos de negro.

Desde el comienzo de la operación castrense, unos 14 mil civiles han huido de Tal Afar, que albergaba unas 300 mil personas en los años previos a 2014. Según diferentes organizaciones humanitarias, unos 40 mil civiles permanecen atrapados en la ciudad y sus inmediaciones. Quienes emprenden la escapada hacia las tropas iraquíes afrontan un azaroso camino, lleno de riesgos. “53 personas han muerto solo en el camino que conduce desde Mazraa hasta el puesto de control. Reina el caos. Toda nuestra vida ha sido destruida”, ha relatado Fahmi Hasan, recién llegado de Tal Afar a un campo de Hamam al Alil.

En la ofensiva participan todas las ramas de las fuerzas de seguridad iraquíes, incluidas las Unidades de Respuesta Rápida, las divisiones antiterroristas entrenadas por Estados Unidos, la Policía Federal y las milicias chiíes financiadas por Irán.

Según el Consejo Provincial de Nínive, más de la mitad de la ciudad de Tal Afar está ya bajo control de las autoridades iraquíes, que pretenden acabar de una vez por todas con la ruta de suministros del Estado Islámico entre Irak y Siria. Al cierre de esta edición, las fuerzas gubernamentales han alcanzado el céntrico barrio de Nida y el barrio de Talia.

(Fuente: Agencias)

Etiquetado , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario