Sale de Guantánamo, logra una indemnización y se suicida en un ataque yihadista

Captura de pantalla 2017-08-23 a las 12.22.09

(ADI).- El pasado 20 de febrero, el Estado Islámico publicó un vídeo del momento en que un grupo de yihadistas a bordo de un coche bomba se dirigen hacia una base del Ejército iraquí, momentos antes de suicidarse. En el material gráfico, publicado por la agencia Amaq, se aprecia cómo un suicida sonríe de oreja a oreja mientras se sienta dentro del coche bomba.

Dicho yihadista fue identificado como Abu Zakariya al-Britani, de origen británico, que pasó dos años preso en Guantánamo y luego logró una indemnización por la tortura y los malos tratos recibidos en esa cárcel de máxima seguridad.

Ahora, la sociedad británica demanda ante las autoridades respuestas de cómo pudieron soltar y luego pagar a la persona que llegó a convertirse en un terrorista suicida.

El nombre original de Abu Zakariya al-Britani era Ronald Fiddler. Nació en 1966 en la ciudad británica de Manchester, en una familia de inmigrantes de Jamaica. En 1994, Fiddler se convirtió al islam y cambió oficialmente su nombre a Jamal Udeen al-Harith.

En 2002, Al Harith se marchó a Pakistán y luego a Afganistán, donde fue capturado por los talibanes, quienes pensaron que era un agente británico.

Poco después, las tropas de Estados Unidos liberaron la cárcel de la ciudad afgana de Kandahar, donde se encontraba Al Harith. Sin embargo, su libertad no duró mucho: fue detenido en Kabul por los mismos estadounidenses y acusado de haber participado en actos de terrorismo.

Tras el arresto fue enviado al campo de detención de Guantánamo, de donde salió en 2004. Nunca le presentaron cargos oficiales. David Blunkett, el entonces ministro del Interior del Reino Unido, aseguró: “Nadie de los que han regresado [de Guantánamo], supondrá una amenaza para la seguridad de los británicos”.

Al regresar al Reino Unido, Al Harith anunció que había sufrido torturas y múltiples casos de maltrato en Guantánamo. Según un medio local, Al Harith logró conseguir una compensación de 1 millón de libras esterlinas (más de 1 millón de dólares) del Gobierno del ex primer ministro del Reino Unido, Tony Blair, alegando que no solo los estadounidenses, sino también los británicos habían participado en sus interrogatorios en la cárcel.

En 2014, Al Harith se dirigió a Turquía, donde cruzó la frontera con Siria y se unió a las filas del Estado Islámico.

Tony Blair se vio obligado a explicar la situación: en un comunicado oficial el político calificó de “hipócrita” la nota del medio local y negó haber pagado una recompensa al exrecluso de Guantánamo que llegó a convertirse en terrorista suicida. Según el exmandatario, la compensación fue realizada por el Gobierno de David Cameron.

De acuerdo con el ex primer ministro, Al Harith fue liberado como resultado de una campaña a la que asistieron miembros del Parlamento y medios de comunicación británicos, incluido el propio periódico local, que ahora culpa a Blair.

Como resultado de esta campaña, el Reino Unido pagó 20 millones de libras esterlinas a los exprisioneros de Guantánamo. Según el diario local, 16 ciudadanos británicos recibieron compensaciones.

(Fuente: Agencias)

Etiquetado , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario