Las Dominicas regresan a la Llanura de Nínive tras 3 años de exilio

IMG_0045

(ADI).- Emocionadas y con la ilusión de poder restaurar su vida monástica, las Dominicas de Santa Catalina de Siena han vuelto a su convento en la Llamura de Nínive tras la expulsión del Estado Islámico.

“Hace tres años, dejamos nuestra casa por la noche hacia lo desconocido. Iniciamos un exilio”, relata una de estas religiosas. “A pesar de todo, siempre hemos soñado con volver y encontrar nuestras casas tal y como las dejamos. Deseamos mucho volver y encender nuestras velas para rezar, cosechar nuestras uvas y leer nuestros libros”, añade.

Según ha informado Catholic News Agency, las Dominicas destacan que “Dios nos derramó sus gracias cuando nuestras ciudades fueron liberadas, una tras otra. Daesh fue derrotado y la Llanura de Nínive parece haber sido liberada”.

Sin embargo, pese a haber expulsado al grupo radical sunita, las Hermanas creen que esto “no significa que la Llanura de Nínive esté totalmente limpia de esa mentalidad”. Y es que al regresar a sus hogares, muchas familias cristianas han encontrado pintadas como “vamos a romper vuestras cruces” o “no tenéis nada con nosotros”. Además, en las paredes de las iglesias han encontrado grabadas instrucciones de combate o sobre el uso de armamento.

Al llegar a Qaraqosh, las religiosas vieron la destrucción producida en la ciudad. Más de 6.000 viviendas necesitan ser reconstruidas. “Nos quedamos muy aturdidas por el daño que vimos. Fue muy doloroso ver toda esa abrumadora destrucción “, aseguran.

“Inmediatamente nos dimos cuenta de que no eran las fuerzas militares o las armas inteligentes las que causaban todo el daño, sino el odio”, explican las Dominicas, recordando que “el odio deja a oprimidos y opresores profundamente arrollados”.

Muchas familias han decidido no volver a sus comunidades debido a la abrumadora pérdida de sus hogares. Otros no regresan porque ya no confían en sus vecinos. “Sabíamos que eran nuestros vecinos quienes nos traicionaron y nos hicieron daño, incluso antes de que Daesh lo hiciera”, dicen las Hermanas.

“No es fácil decidir si regresar”, prosiguen las religiosas, que han visto como su propio convento también ha sido parcialmente destruido.

Sin embargo, las Dominicas han decidido regresar a la Llanura de Nínive, y vivirán en una casa familiar en Telskuf hasta que su convento haya sido reparado. También necesitan reconstruir el orfanato que fue quemado, y esperan abrir una guardería.

Aunque las consecuencias de la ocupación del Estado Islámico son significativas en la zona, las Hermanas tienen esperanzas para el futuro. Algunas familias han podido regresar a sus hogares, y las religiosas están agradecidas de que parte del proceso de reconstrucción ya haya comenzado. “Hoy vemos la maravillosa obra de Dios”, apuntan.

“Dios está con nosotros y no nos dejará. Le agradecemos todo el apoyo que nos ha mostrado. Por favor recen por nosotros al comenzar esta nueva fase de nuestras vidas”, concluyen.

(Fuente: Catholic News Agency)

Etiquetado , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario