Irak recuerda el tercer aniversario de la masacre de los yazidíes

IMG_0036

(ADI).- Representantes iraquíes y de la comunidad internacional se reunieron ayer en Bagdad para conmemorar el tercer aniversario de la masacre de la minoría yazidí perpetrada por el Estado Islámico en Irak, que dejó miles de hombres muertos y mujeres y niños secuestrados.

El presidente iraquí, Fuad Masum, aseguró este jueves, a través de su consejero Qahtan al Yaburi, que la masacre sufrida por los yazidíes es similar a los genocidios que han ocurrido a lo largo de la historia.

“Estos crímenes son similares a los peores genocidios de la historia”, dijo en una ceremonia que reunió también a la joven yazidí Nadia Murad, convertida en esclava sexual por el grupo radical sunita y, tras su liberación, galardonada con el Premio Sajárov 2016.

Murad fue nombrada embajadora de buena voluntad de la ONU, que nombró una comisión de investigación de la masacre.

En un comunicado, la comisión pidió ayer a la comunidad internacional que reconozca que lo ocurrido fue un genocidio y dé pasos para que se haga justicia.

Murad manifestó en un escrito que los miembros del Estado Islámico “deben” ser responsabilizados por “sus crímenes” e instó a Irak a una “reconciliación” nacional que integre a todas las comunidades “afectadas por el ciclo de violencia, discriminación y opresión”, entre ellos los yazidíes y los cristianos.

En la ceremonia en Bagdad, Al Yaburi elogió en nombre de Masum el “esfuerzo” realizado por la comunidad para mostrar el “sufrimiento horrible de los ciudadanos yazidíes por la ocupación del Dáesh (acrónimo en árabe del EI) en la ciudad de Sinyar”, la zona del norte de Irak donde este grupo de etnia kurda lleva siglos asentado.

Los yazidíes, cuya religión está basada en el zoroastrismo, han sido duramente perseguidos en Irak por los extremistas, que los considera infieles. Hace tres años, los hombres de esta minoría fueron blanco de una matanza, mientras que miles de mujeres y niños fueron secuestrados en masa.

Desde aquel día, al menos 4.038 personas de esa minoría han sido asesinadas por los yihadistas.

Parte de las víctimas fueron arrojados a 43 fosas comunes, según relató a la prensa el responsable de la oficina de Asuntos Yazidíes del Gobierno autónomo del Kurdistán iraquí, Idan Sheij Kalo.

Al menos 3.325 personas siguen secuestradas por el Estado Islámico en zonas bajo su control y miles continúan desplazadas.

El presidente iraquí aprovechó esta ocasión, donde se proyectaron grabaciones sobre el sufrimiento de la comunidad, para homenajear la “resistencia de los yazidíes”, a los que tildó de “héroes”, frente al “terrorismo”.

Tres años después de la masacre, los yihadistas están ya prácticamente derrotados en el país, dijo en alusión a la liberación de la ciudad septentrional de Mosul, que fue el principal feudo de los milicianos vestidos de negro en Irak.

Esta “crisis” ha reforzado, según Masum, “la unidad nacional entre todos los iraquíes” para luchar contra el “terrorismo, el extremismo, la violencia, el discurso del odio y los takfiríes”.

Antes de la irrupción del Estado Islámico en 2014, cerca de 550 mil yazidíes vivían en Irak, concentrados en la comarca de Sinjar.

Al menos 360 mil de ellos se han visto desplazados a la región del Kurdistán iraquí, en especial a las provincias de Erbil, Sulaimaniya y Dohuk, la que concentra el grueso de los desplazados por ser la más cercana de Sinjar.

Además de esa comunidad, fueron perseguidos por el grupo radical sunita los miembros de las minorías shabak, kakai y los cristianos, que se concentran en la Llanura de Nínive, entre la ciudad de Mosul y Erbil.

(Fuente: Agencias)

Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario