El heredero emiratí pasó información a Estados Unidos antes de la invasión de Irak

Dinner with the Crown Prince of Abu Dhabi, UAE

(ADI).- Mohammad bin Zayed Al Nahyan, príncipe heredero y subcomandante supremo de las Fuerzas Armadas de Emiratos Árabes Unidos (EAU), ayudaba a Estados Unidos con la recopilación de datos antes de la invasión norteamericana de Irak en 2003, según unos nuevos documentos revelados recientemente por el portal Wikileaks.

Este informe saca a la luz algunos de los contactos mantenidos entre el príncipe emiratí y Richard Haass, presidente del Consejo de Relaciones Exteriores de Estados Unidos dos meses antes de la invasión de Irak.

Citando una charla celebrada el 8 de enero de 2003 entre las dos partes durante un almuerzo de dos horas, los documentos filtrados evidencian que ambos titulares “intercambiaron animadamente” sobre Irak, Irán y las relaciones entre Arabia Saudí y Estados Unidos.

Y en cuanto a la invasión estadounidense de Irak, destacan que el príncipe emiratí pidió a Washington máxima presión a la cadena catarí Al Jazeera para no cubrir el ataque, al tiempo que aconsejó a los estadounidenses evitar cualquier entrevista al respecto.

“Recomendó no enviar a periodistas con los combatientes -por lo menos al principio- pues la perspectiva de televisar escenas de víctimas civiles era demasiado arriesgada” y las escenas de víctimas civiles podrían provocar la ira de las naciones árabes.

Según reflejan los citados documentos, sin embargo, el príncipe Mohammad bin Zayed no dio ninguna recomendación para evitar la matanza de civiles iraquíes durante los ataques de Estados Unidos.

En 2003, las tropas americanas lideraron la invasión de Irak con el fin de derrocar al régimen de Sadam Husein, aduciendo que contaba con armas de destrucción masiva, algo que nunca se confirmó.

Mientras el expresidente George W. Bush ha manifestado reiteradamente que su decisión de invadir Afganistán e Irak fue “correcta”, y “no está arrepentido” de haberla tomado, su sucesor Barack Obama ha confesado que esa decisión fue errónea y supuso el origen del Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe) en la región.

Tras las invasiones de Afganistán e Irak, las autoridades estadounidenses han admitido que diferentes grupos yihadistas, que operan principalmente en Irak y Siria, nacieron como consecuencia de la injerencia norteamericana en la zona.

(Fuente: Agencias)

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario