La Iglesia celebra 200 años de existencia en Sudáfrica

16179801_10154918487068618_4366908696181298910_o

(ADI).- El 7 de junio de 1818 el Papa Pio VII erigió el Vicariato apostólico del Cabo de Buena Esperanza y los Territorios adyacentes, estableciendo así la primera presencia oficial de la Iglesia católica en Sudáfrica. En doscientos años, la Iglesia católica en este país, que tuvo su origen en la actual Ciudad del Cabo, ha crecido y se ha ampliado. Ahora cuenta con 28 diócesis y un vicariato apostólico reunidos en la Conferencia de los Obispos Católicos del Sur de África (SACBC, por sus siglas en inglés), que incluye Sudáfrica, Botswana y Swazilandia.

En un documento publicado por la SACBC, el vicario general de la Archidiócesis de Ciudad del Cabo, Monseñor Clifford Stokes traza los hitos de estos dos siglos. Además, detalla que las celebraciones del bicentenario serán inauguradas con una Solemne Misa de acción de gracias en la catedral de Santa María de la huida a Egipto, el domingo 25 de junio. “Durante esta misa de Acción de Gracias, se rendirá homenaje a las generosas contribuciones de aquellos primeros pioneros heroicos, sacerdotes, religiosos y laicos de tierras lejanas, a través de cuya dedicación y esfuerzos incansables, pudieron plantarse las semillas de la Iglesia en Cabo de Buena esperanza, como se le conocía entonces, y en todo el país”, escribe Mons. Stokes.

“Tenemos una enorme deuda de gratitud que nunca podrá ser expresada de una manera apropiada hacia muchas congregaciones religiosas por haber comenzado las escuelas en nuestra Archidiócesis y en todo Sudáfrica, y por su valiosa contribución en el campo de la educación durante estos dos siglos. También debemos mucho –prosigue el vicario general de la Archidiócesis de Ciudad del Cabo– a aquellos miembros de congregaciones religiosas que establecieron hospitales y centros de cuidados paliativos para los enfermos y los moribundos, y también a aquellos que tienen el carisma de servir a los pobres y los ancianos”. En la procesión de las ofrendas en la Misa de acción de gracias se llevarán al altar los símbolos de sus contribuciones a la Iglesia de Sudáfrica.

Para conmemorar “las contribuciones heroicas de los que han traído la luz del Evangelio a esta tierra, a pesar de las dificultades y obstáculos”, cada obispo recibirá una vela decorada de forma particular, que podrán colocar en sus catedrales durante el bicentenario, en un lugar visible. Cada párroco recibirá una copia del decreto de creación del Vicariato.

Para los próximos meses ya se han establecido una serie de iniciativas y otras están siendo estudiadas, tanto a nivel de archidiócesis como de parroquias individuales. También se involucrará a los estudiantes de las escuelas y a los jóvenes. La clausura del bicentenario se ha fijado para el domingo, 10 de junio del 2018, en cada catedral, parroquia y estación misionera de Sudáfrica.

(Fuente: Agencia Fides)

Etiquetado , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario