Las nuevas armas del terror

54bf8c8a72139eb9278b4605-748x380

(ADI).- La amenaza yihadista en Europa está creciendo claramente, según el informe publicado por Europol el pasado 15 de junio. Sólo en 2016, las detenciones por actividades relacionadas con el terrorismo islámico fueron 718, una cifra que muestra una tendencia creciente, si se piensa que en 2014 fueron 395 y en 2015 el número aumentó a 687. En particular, el causante del aumento del número de detenciones está siendo Francia, que presenta todos los años un número creciente de operaciones y detenciones vinculadas con el fenómeno yihadista. Sólo en 2016, en este país fueron detenidas 426 personas bajo la acusación de participar de alguna manera en las redes terroristas islámicas. El aumento del fenómeno del terrorismo vinculado a la yihad es aún más evidente cuando empiezan a compararse los datos de los últimos cinco años. En 2012, las detenciones por terrorismo internacional en toda la Unión Europea fueron 159, aproximadamente una quinta parte en comparación con las del año pasado.

En este aumento de las detenciones, que demuestra una escalada de la amenaza en toda Europa, Europol destaca particularmente el incremento del número de mujeres y menores de edad involucrados en el terrorismo internacional. El papel de las mujeres en la yihad está cambiando radicalmente, pasando de una participación secundaria de la figura femenina en la organización de los ataques terroristas a un auténtico reclutamiento de los núcleos femeninos, que son cada vez más importantes en la guerra terrorista. En 2015, las mujeres detenidas por actividades relacionadas con el terrorismo internacional islamista fueron el 18% del total de los detenidos. En 2016, el número aumentó al 26%. Una señal, esta, de que cada vez es más capilar la propaganda terrorista, incluso hasta el punto de derribar el muro que a menudo prevalece en las organizaciones fundamentalistas sobre el papel de la mujer.

También los menores son cada vez más vulnerables al fenómeno de la radicalización. Un fenómeno transversal que afecta a todos los países europeos en los que se propagan los combatientes extranjeros, ya que muchos traen consigo a sus hijos, pero también porque muchos menores de edad ya son capaces de autoradicalizarse a través de Internet y las redes sociales y van por voluntad propia a las zonas de guerra en Oriente Medio o permanecen para planificar atentados en Europa. En el primer caso, es interesante lo que denuncia Europol con respecto a unos cuarenta niños holandeses que se fueron con sus padres a Irak y Siria, o que nacieron allí, y podrían regresar a los Países Bajos al finalizar el conflicto. Decenas de niños adiestrados para vivir en el fundamentalismo islámico más feroz que, de vuelta en Europa, serían completamente ajenos al contexto occidental y se convertirían en terroristas o en predicadores de la yihad. El segundo caso, que tiene que ver con los jóvenes aún menores de edad, ya es un fenómeno ampliamente estudiado, sobre todo en lo que respecta a España, Francia y Gran Bretaña. Un ejército de chicos listos para unirse a la llamada “autoyihad”. Esto se confirma con los datos: el 30% de los detenidos por actividades relacionadas con el terrorismo islámico son menores de 25 años.

Según la inteligencia europea, la propaganda del yihadismo global está cambiando de piel con respecto al pasado. Hoy, la cantidad de mensajes propagandísticos está disminuyendo, gracias también al desarrollo cada vez más fuerte de barreras estatales para la creación de sitios web de propaganda terrorista, y a los compromisos adquiridos por los Estados con las principales compañías de tecnología y servicios informáticos como Google, Facebook o de mensajería como Telegram. Una disminución de la cantidad que, sin embargo, según los expertos europeos, contrasta con una mejor calidad de los mensajes. La red del Estado Islámico y también la de Al Qaeda –que muestra una fuerte recuperación, según los analistas de Europol– ahora se ha centrado en una diversificación de la propaganda y en una mayor capacidad para penetrar en el tejido social. Menos proclamas, menor número de sitios, pero más vigor en el mensaje. Un mensaje que también es diferente dependiendo del público objetivo y la zona geográfica en la que desea abrirse camino con el proselitismo.

Lo que preocupa a Europol en esta fase del terrorismo internacional es el crecimiento de la red de los llamados “lobos solitarios”, que en realidad, más que solitarios, son personas que simplemente actúan solas, pero en el contexto de una organización ramificada. Un solo hombre, hoy, es capaz de infundir tanto miedo como un comando terrorista, y ese es el mensaje que el ISIS ha querido lanzar desde hace tiempo. Y en este sentido, la amenaza de ataques con aviones no tripulados cargados de explosivos será un fenómeno con el que pronto tendrán que lidiar la inteligencia europea y los sistemas de seguridad de los Estados, según advierte Europol. Las informaciones difundidas por los sitios yihadistas sobre la utilización de estas nuevas armas y sobre cómo se puede desarrollar un explosivo letal, incluso en pequeñas cantidades, han puesto en alerta a todas las fuerzas de seguridad de la Unión Europea. Se trata de una amenaza que no todos los Estados están preparados para afrontar.

(Fuente: Gli Occhi Della Guerra)

Etiquetado , , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Una reacción a Las nuevas armas del terror

  1. Pidamos a María nuestra Madre que detenga esto cuanto antes!
    Madre apurad la obra de tu espiritu!

Deja un comentario