Santa Misa en Bagdad – Irak

19390683_1304938082958620_8220161465464362076_o

La Santa Misa que se celebró de ayer domingo 18 de junio, en la Catedral Latina de Bagdad, correspondió al 11º Domingo del Tiempo Durante el año o también llamado del Tiempo Ordinario, ya que la Solemnidad del Corpus Christi la habíamos celebrado el Jueves como es tradición en todas las Iglesias de Irak. El Evangelio que se leyó ayer, corresponde al evangelista Mateo, desde el capítulo 9 versículo 36 hasta el capítulo 10 versículo 8.

Sin embargo, como los feligreses que van a Misa en la capilla Nuestra Señora de Fátima, no habían podido participar de la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, el P. Enrique Montes, IVE celebró dicha solemnidad.

En La Eucaristía de la mañana, presidió el P. Jorge Cortés, IVE y en la prédica se refirió a la necesidad de la Evangelización; la Iglesia es esencialmente misionera y realizando este acto, se consolida como Iglesia de Dios. Tenemos la necesidad de misionar y de ser misionados, de evangelizar y de ser evangelizados.

En la Santa Misa de la tarde, el P. Ziad, OP predicó sobre las últimas palabras del Evangelio: “Lo que gratis recibisteis, dadlo gratis”.

Como ya dijimos, el P. Enrique presidió la celebración eucarística en la capilla Nuestra Señora de Fátima, celebrando la Santa Misa del Corpus Christi y en la prédica habló sobre las palabras de Jesús, dichas en la Última Cena: Yo estaré con vosotros hasta el fin del mundo.

Jesús quiso quedarse con nosotros en el Tabernáculo, en la Eucaristía y desde allí, Él nos espera para que acudamos a Él en busca de ayuda. Muchas veces en las dificultades de nuestra vida, recurrimos a Dios, en última instancia; cuando en realidad, deberíamos recurrir a Él, mediante la oración en primer lugar.

Finalizaba el sermón, pidiéndole a la Santísima Virgen María, la gracia de comprender que Jesús camina a nuestro lado todos los días de nuestra vida.

Oremos también nosotros para que Dios aumente nuestra fe en todos los misterios de la vida de Dios, de la vida de Jesús, para que podamos seguir a Jesucristo y dar testimonio de Él en toda nuestra vida.

¡Bendiciones!

Etiquetado , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario