El Kurdistán iraquí celebrará el 25 de septiembre un referéndum de independencia

Captura de pantalla 2017-06-08 a las 15.11.46

(ADI).- La región autónoma del Kurdistán celebrará un referéndum el próximo 25 de septiembre, para decidir sobre la independencia de Bagdad y la creación de una entidad territorial autónoma. Ayer, los líderes kurdos dieron la noticia en Erbil, a pesar de la existencia de un vasto frente interno en el país, que se opone a la división de Irak.

En los últimos años, cientos de miles de cristianos se han refugiado en la región, además de musulmanes y yazidíes, que huyeron de la Llanura de Nínive ante la llegada del Estado Islámico.

La oficina de la presidencia del Kurdistán difundió un comunicado confirmando que “el 25 de septiembre de 2017 es la fecha indicada para el desarrollo del referéndum” sobre la independencia.

La región iraquí del Kurdistán está formada por tres provincias, que son confiadas a la dirección de un gobierno autónomo regional y que están protegidas por las fuerzas de seguridad locales. Las miras independentistas tienen un gran consenso entre la población local, pero al mismo tiempo cuenta con una importante oposición en gran parte del país y de la comunidad internacional, porque contribuyen a alimentar la inestabilidad de la nación.

El comunicado difundido por la presidencia regional kurda recuerda una de las cuestiones más polémicas relacionadas con la independencia, afirmando que el referéndum se celebrará “en la región del Kurdistán y en las áreas del Kurdistán no controladas por la administración local”. Lo enunciado es en referencia  a los territorios del norte, ricos en petróleo y gas natural,  que son reivindicados tanto por el Kurdistán como por Bagdad. Entre ellos, se encuentra el área de Kirkuk, que actualmente está en su mayor parte controlada por los Peshmerga.

En los últimos tiempos, tanto Bagdad como la región kurda están sufriendo una profunda crisis económica y financiera, agudizada por el derrumbe de los precios del petróleo; en efecto, los beneficios obtenidos por la venta del crudo representan la mayor parte de los ingresos.

Además, a pesar de la existencia de un vasto movimiento favorable a la independencia kurda, internamente los kurdos iraquíes están divididos; hay fracturas y contrastes que corren el riesgo de paralizar tempranamente el Estado en etapa de gestación.

A esto, se suma la oposición de algunas potencias regionales: Turquía, Siria e Irán poseen dentro de sus fronteras una nutrida comunidad kurda, y se oponen al nacimiento de una entidad independiente kurda, albergando el temor –sobre  todo, Ankara– de que la misma pueda alimentar las miras secesionistas.

Entre las voces críticas y contrarias a la división del país, la de la Iglesia caldea, que hace tiempo viene operando en pos de la unidad de Irak, frente a los problemas internos y a las amenazas externas (entre ellas, el Estado islámico). La oposición del Patriarcado no se cimenta solamente en las eventuales miras independentistas de los kurdos, sino también en los proyectos alimentados por algunos grupos cristianos, que reivindican la creación de un “gueto cristiano” en la Llanura de Nínive.

(Fuente: AsiaNews / Agencias)

Etiquetado , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario