Estados Unidos admite que mató a al menos 105 civiles en un bombardeo en Mosul

Captura de pantalla 2017-05-27 a las 14.42.53

(ADI).- Estados Unidos ha admitido la muerte de al menos 105 civiles iraquíes, fallecidos durante un ataque aéreo lanzado el pasado mes de marzo en Mosul, en el norte del país, durante mucho tiempo uno de los principales bastiones del Estado Islámico (EI). Desde octubre del año pasado, la zona es el escenario de una ofensiva de las fuerzas iraquíes y las milicias kurdas, con el apoyo desde el aire de la coalición internacional liderada por los norteamericanos.

El Comando Central de los Estados Unidos (CentCom) ha informado que el objetivo eran dos francotiradores del EI. El ataque se produjo utilizando “munición de precisión”. Sin embargo, los disparos activaron los explosivos escondidos por los yihadistas en el interior del edificio y provocaron el derrumbe del edificio, matando a los civiles atrapados en su interior.

El mando de los Estados Unidos ha especificado que, entre las víctimas civiles, también hay cuatro personas que se encontraban en el interior de una estructura adyacente a la que colapsó.

Los testigos afirman que en el edificio había otras 36 personas, que habrían fallecido en el contexto del ataque. Sin embargo, los expertos estadounidenses dicen que las “evidencias” son “insuficientes” para “determinar su estado”.

En un informe desclasificado sobre el asunto, se muestra que los civiles fueron metidos en los pisos inferiores del edificio atacado, después de haber sido expulsados de sus hogares por los combatientes de la organización radical suní. Los autores del ataque, continúa el comunicado, “no podía imaginar la presencia de civiles en la estructura”.

Fuentes oficiales norteamericanas han explicado que el tipo de bombas utilizadas intentan “minimizar los efectos secundarios”, pero los explosivos ocultos por los yihadistas han amplificado al menos cuatro veces los efectos y daños de la explosión.

Cientos de miles de civiles han huido de Mosul desde el inicio de las operaciones para liberar la ciudad, caída junto con gran parte de la Llanura de Nínive en manos del EI en el verano de 2014. En enero de 2017, el Gobierno de Bagdad anunció la “liberación total” del sector este, mientras que las operaciones en la parte occidental son más difíciles para los hombres y medios de la coalición (calles estrechas y antiguas, hacinamiento, civiles utilizados como escudos humanos).

En la lucha contra el grupo extremista islámico, y contra el Gobierno de Bashar al-Assad, Estados Unidos a menudo ha acusado a los sirios y a sus aliados rusos de causar víctimas civiles.

(Fuente: AsiaNews)

Etiquetado , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario