“Mi palabra no pasará”

18623517_301141756973884_300483000184842180_o

En mi visita a Qaraqosh tomé esta foto dentro de la Iglesia de la Inmaculada, iglesia profanada e incendiada por el Isis. Foto de un libro santo con el cual rezaban los cristianos allí, en el cual se encontraba escrita la palabra de Dios.

Pude ver también en el patio del Monasterio de Mar Behnam cenizas de cientos de libros quemados, de la biblioteca y la sacristía de los monjes.

El yihadismo islámico odia a Cristo en todas sus manifestaciones y quiere borrar sus huellas de estas tierras evangelizadas apenas nacida la Iglesia. Quiere que Cristo y su Iglesia desaparezcan.

¡Vano intento! Porque aunque fuesen capaces de asesinar o exiliar a todos los cristianos de aquí, aunque pudiesen destruir todas las iglesias, los monumentos, las cruces y toda presencia y recuerdo cristiano, sin embargo, ni una coma de la palabra de Dios dejará de cumplirse. “Cielo y tierra pasarán, pero mi palabra no pasará” dijo el Señor. No dejará de cumplirse nada de lo que ha dicho.

Mañana celebraremos la Ascensión del Señor con gran alegría “ya que su triunfo es también nuestra victoria, pues a donde Él llegó que es nuestra cabeza, tenemos la esperanza cierta de llegar también nosotros, que somos su cuerpo”.

Por eso, con la fuerza de nuestra fe profesemos:

¡Verdaderamente ha resucitado el Señor, aleluya, como lo había dicho, aleluya,
y verdaderamente subió a los Cielos, aleluya, como lo había dicho, aleluya,
y verdaderamente está sentado a la derecha del Padre, aleluya, como lo había dicho, aleluya,
y verdaderamente vive para siempre para interceder por nosotros, aleluya, como lo había dicho, aleluya,
y verdaderamente reina por los siglos, aleluya, como lo había dicho, aleluya,
y verdaderamente volverá al fin de los tiempos en gloria y majestad para juzgar a vivos y muertos, aleluya, como lo había dicho aleluya.
Ven Señor, no tardes!

P. Luis Montes, IVE

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario