Más de tres mil mujeres y niños yazidíes siguen siendo prisioneros de Daesh en Irak

Iraqi Yazidi women who fled the violence in the northern Iraq take shelter in the city of Dohuk on Aug. 5. The Yazidis, are a small community that follows an ancient faith and have been repeatedly targeted by jihadists. Yazidi leaders say several thousands members of the community have gone missing in recent months.

(ADI).- La víctima y activista yazidí Nadia Murad, premio Sajarov de los Derechos Humanos, ha pedido este miércoles en Madrid ayuda de la comunidad internacional para que esta minoría religiosa, masacrada por el Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe), pueda volver a sus lugares de origen, en particular en las regiones de Nínive y Sinjar.

Es más, Murad ha reclamado a la comunidad internacional que ejerza “presión sobre las autoridades iraquíes y del Kurdistán” para que tomen más medidas de protección y garanticen los derechos de las minorías.

La activista yazidí, que llamó la atención del mundo con su relato de las torturas y violaciones que sufrió durante los tres meses que estuvo en manos del autodenominado Califato, ha advertido de que más de tres mil mujeres y niños siguen “secuestrados” en territorios que aún están bajo control de Daesh.

Y ha alertado de que, además de la organización radical suní, hay “muchos grupos políticos y militantes que compiten para controlar las zonas” pero no tienen en cuenta los derechos de los yazidíes ni de las minorías cristianas. “Los yazidíes, como los cristianos, no tenemos voz, somos débiles, frágiles, no tenemos ningún tipo de defensa, por ello llamamos a la comunidad internacional para apoyar y ayudar a las minorías oprimidas, tanto en Irak como en todo Oriente Medio”, ha dicho.

Murad, que ahora vive en Alemania, ha intervenido hoy en la inauguración de la segunda Conferencia internacional sobre víctimas de violencia étnica y religiosa en Oriente Medio.

El arzobispo caldeo de Basora, Mons. Habib al-Naufali, también ha participado en el mismo acto, que se ha celebrado en el Palacio Real de El Pardo.

Según Mons. Al Naufali, apenas un 10 o un 20 por ciento de la población de Nínive ha podido volver a sus casas, porque tienen miedo por la falta de seguridad y necesitan ayuda humanitaria.

En su intervención, el Arzobispo iraquí ha alertado de que además de Daesh hay otra gente “extremista con mente criminal” y líderes religiosos que difunden discursos de odio y ha apostado por una reforma de la educación que haga hincapié en el respeto entre ciudadanos y entre religiones y facciones religiosas.

Finalmente, Mons. Al Naufali ha pedido una reforma de la Constitución iraquí, que garantice los derechos de todos, y una ley que penalice a los individuos y organizaciones que financien el terrorismo o lo alienten. “Esto debería ser considerado un crimen contra la humanidad, porque amenaza a todo el mundo”, ha concluido.

DAl9pWNW0AQ0GOr

DAl-G6VXoAAD45_

DAldrUqXUAAPtfH.jpg-large

DAkyyTBXUAA-5mt.jpg-large

(Fuente: Agencias)

Etiquetado , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario