Mongolia – La Iglesia celebra 25 años de presencia

mongolia_fiesta(ADI).- Después de 66 años de dictadura comunista, Mongolia redactó su primera Constitución en 1992, donde se reconocía por primera vez la libertad religiosa. Ese mismo año el país estableció relaciones diplomáticas con la Santa Sede, y la Iglesia católica se hizo presente allí, de la mano de los misioneros de la Congregación del Inmaculado Corazón de María (CICM).

“En 2017 se cumple una etapa histórica para la Iglesia católica en Mongolia y para la Prefectura Apostólica de Ulaanbaatar. Celebramos un doble aniversario: el 25° aniversario de las relaciones diplomáticas entre la Santa Sede y la República de Mongolia; y el 25° aniversario de la presencia de la Iglesia católica, con el renovado inicio de la misión en un país recién salido del sistema socialista”, señala el obispo Wenceslao S. Padilla, CICM, Prefecto Apostólico y uno de los pioneros de la misión católica en el país asiático.

“Con más de 1.300 mongoles bautizados y un sacerdote nativo, tenemos muchos motivos de alegría”, asegura el misionero africano Próspero Mbumba, CICM, que destaca los frutos abundantes de esta obra misionera. La comunidad católica cuenta con cientos de catecúmenos de 6 parroquias y tres estaciones de misión que pasarán al rango de parroquias durante el 2017, con motivo de la celebración del “Jubileo de Plata”.

Actualmente, más de 50 misioneros y religiosos de 14 países distintos “ofrecen sus vidas en Mongolia, fieles a su vocación de cultivar una relación más profunda con Dios y entregarse al prójimo”, recuerda el Padre Mbumba.

Para que este año jubilar sea significativo, la Iglesia local ha organizado varias actividades. Por ejemplo, un seminario semanal sobre temas de teología de la misión, que se ha celebrado del 8 al 12 de mayo, organizado en colaboración con la Pontificia Unión Misionera, una de las cuatro Obras Misionales Pontificias.

“Esta semana teológica pretendía ofrecer a los misioneros, sacerdotes, religiosos y laicos la posibilidad de actualizar su formación misionera al mismo tiempo que ofrecer una experiencia para profundizar en el tema en común”, explica el Padre Ernesto Viscardi, misionero de la Consolación y Vicario de la Prefectura Apostólica, delegado para la organización del seminario.

“El curso ha tenido como objetivo desarrollar programas pastorales con un enfoque contextualizado, teniendo en cuenta las tradiciones culturales y religiosas de Asia y Mongolia, en particular; teniendo en cuenta las decisiones pastorales y los métodos de nuestra Prefectura Apostólica y comparándolos con las indicaciones de la Federación de las Conferencias Episcopales de Asia”, añade el Padre Viscardi.

En el seminario se han tocado temas como la espiritualidad para la misión en Asia contemporánea; la historia de Jesús como fundamento de la misión; la inculturación y la experiencia femenina de la misión; los laicos católicos y la misión de la iglesia; el diálogo interreligioso en la misión evangelizadora de la iglesia. El curso ha profundizado en todo ello beneficiando a unos 60 catequistas y laicos católicos presentes, que han podido enriquecerse con esta formación.

Bishop Wenceslao Padilla confirms a boy at Good Shepherd Catholic Parish in Ulan Bator, Mongolia, in 2008. In 1992 there were no Catholics in Central Asian country. Under Bishop Padilla, the Catholic population has grown to 900. (CNS file photo) (Oct. 25, 2013) See PADILLA-MONGOLIA Oct. 25, 2013.

(Fuente: Agencia Fides)

Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario