Consagración de nuestro Instituto del Verbo Encarnado al Corazón Inmaculado de María

 

18582283_299714200449973_1382154235053450165_n

El lunes 15 de mayo, el P. Gustavo Nieto, Superior General, consagró el Instituto del Verbo Encarnado a Nuestra Señora de Fátima, pidiendo por la entera Familia religiosa y por los miembros de la Tercera Orden Seglar en sus tres niveles.

Lo hizo en Fátima al término de la Santa Misa al mediodía, en el Santuario que recuerda el lugar de la mayoría de las apariciones de la Santísima Virgen, cuyo centenario estamos conmemorando este año.

Días antes nos invitó a todos a realizar el mismo día la consagración a la Virgen cada uno en sus casas y comunidades, así que en todo el mundo, nuestro Instituto renovó su consagración mariana y confiamos a Nuestra Madre nuestra Familia Religiosa y todas nuestras vidas.

Yo hice la consagración durante la adoración eucarística y por supuesto no tengo fotos de mi comunidad porque vivo solo. Pero esto es solo un modo de hablar, no es real. Porque como verán solo no estoy, hay Alguien que me acompaña ya que está también en mi casa y nunca me abandona. Él es mi compañero porque se hizo compañero de nuestro camino con su Encarnación y porque nos prometió que estaría con nosotros hasta el fin del mundo. Es mi superior porque es el Rey del Universo. Y es mi súbdito porque cada día en la Santa Misa viene nuevamente a mi llamado para darse como alimento.

Lo dice expresamente el Santo Cura de Ars: “Dios obedece al sacerdote: pronuncia dos palabras y Nuestro Señor baja del cielo al oír su voz y se encierra en una pequeña hostia…”.
¡Terrible misterio y casi no lo consideramos!

Por eso no puedo decir jamás que vivo solo. El sacerdote jamás vive solo, el misionero nunca vive solo, el cristiano nunca vive solo. ¡Tenemos siempre y a cada momento la mejor compañía de todas!

¡Bendiciones!

P. Luis Montes, IVE

Etiquetado , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario