Patriarca Caldeo: en esta fase crítica, los cristianos dejen a un lado los proyectos poco realistas y no se atrincheren

8

(ADI).- Mientras avanza progresivamente la reconquista de Mosul por parte de las Fuerzas Armadas iraquíes, y se multiplican los discursos y posturas sobre la futura estructura política de las regiones liberadas de las garras del Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe), el patriarca caldeo mar Louis Raphael I Sako ha compartido su visión sobre el complejo momento que atraviesa Irak, sugiriendo a los cristianos que no se encierren en sus trincheras y que no se dejen deslumbrar por propuestas poco realistas y prematuras.

El texto del Primado de la Iglesia caldea, difundido por los canales oficiales del Patriarcado, parece referirse a las hipótesis –recientemente planteadas por políticos iraquíes cristianos– de establecer áreas protegidas reservadas a las minorías étnico-religiosas en el norte de Irak, dotándolas de autonomía administrativa o incluso sometiéndolas a las garantías y sistemas de protección internacionales. En la actualidad –sostiene Mar Sako– la prioridad para muchos cristianos iraquíes es tratar de regresar a sus lugares de origen y a sus hogares, de los que fueron obligados a marcharse en el 2014 debido a la ofensiva yihadista.

Esto implica la necesidad urgente de reconstruir las infraestructuras destruidas, y por este motivo –señala el Patriarca caldeo– es legítimo y necesario pedir al Gobierno iraquí e incluso a las organizaciones internacionales –incluidas las de los Estados Unidos– que promuevan y apoyen materialmente los esfuerzos de reconstrucción.

En este proceso –continúa el Primado de la Iglesia caldea– será conveniente confiar a los representantes de la población local la gestión de las instituciones políticas y administrativa de la zona. También puede ser necesaria la contribución de observadores externos neutrales, que vigilen los procesos de integración real entre los diferentes componentes étnicos y religiosos, evitando que grupos de ciudadanos sean considerados “infieles” o discriminados. Pero sólo después de que regrese la estabilidad al país –insiste Mar Sako– se podrán iniciar los procesos para solicitar la creación de nuevas unidades administrativas autónomas, como medio para proteger los derechos y la continuidad de la presencia de grupos étnico-religiosos minoritarios.

Los cristianos, especialmente en este momento crítico –enfatiza el Patriarca caldeo– están llamados a tomar decisiones inteligentes, comenzando por la de “mantenerse alejados de los conflictos políticos que les rodean, sin involucrarse en ellos”. Los cristianos deberían también “evitar atrincherarse contra otros, expresando peticiones imposibles de realizar”.

La perspectiva sugerida por el Primado de la Iglesia caldea a los cristianos iraquíes para el momento actual es la de “tomar con coraje la iniciativa de construir, junto con otros ciudadanos, un país civilizado, con un Estado moderno y democrático, donde se respete la Constitución, que garantice a todos los derechos de ciudadanía”. La esperanza es que el post-Daesh no esté marcado por nuevos conflictos sectarios que podrían conducir a más derramamiento de sangre, o incluso al nacimiento de un nuevo “Daesh, aún más agresivo que el primero”.

(Fuente: Agencia Fides)

Etiquetado , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario