Santa Misa del III Domingo de Pascua – Los discípulos de Emaús

18157941_1256271734491922_1863184606315704028_n

Con gran solemnidad pudimos celebrar el III Domingo de Pascua. Celebramos las dos Misas en la Catedral y una Misa en la Capilla Nuestra Señora de Fátima.

En la mañana, el P. Enrique Montes, IVE presidió y predicó en la Eucaristía. Habló en el sermón de la tristeza de los discípulos, que no creyeron el anuncio de la resurrección por parte de las mujeres; que no pudieron reconocer a Jesús y que tampoco entendían las palabras de la Biblia. Solo fueron capaces de reconocerlo, cuando se le abrieron los ojos en el “partir el pan” signo de la Eucaristía. De esa forma, citando a San Juan XXIII, el cristiano que no es alegre no es cristiano. La tristeza produce muchos males en nuestras almas. Por eso debemos esforzarnos en leer y meditar la Biblia y en mejorar nuestra participación en cada Santa Misa.

En la tarde, se celebraron dos Misas. En la Catedral, presidió y predicó el P. Ziad, OP centró su predicación en el misterio que los discípulos de Emaús no entendieron: el misterio de la Cruz, llevado a cabo el Viernes Santo, único camino para llegar al Sábado de Gloria.

En la Capilla Nuestra Señora de Fátima de los Padres Carmelitas, presidió la Eucaristía, el P. Jorge Cortés, IVE. En la prédica de la Santa Misa se refirió a cómo los discípulos, reconocieron a Jesús en el “partir el Pan”; signo de la Eucaristía. Citando a los mártires de Abisinia: “Sin el Domingo (la Santa Misa) no podemos (vivir)”

Como rezábamos al término de la Santa Misa: “Mira Señor con bondad a estos hijos tuyos que has renovado por medio de los Sacramentos, y condúcelos al gozo eterno de la resurrección”

¡Bendiciones!

Etiquetado , , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario