II Domingo de Pascua en Bagdad – Irak

18057700_1250284385090657_2675384061479368615_n

Con gran alegría y solemnidad pudimos celebrar todas las Misas de este Domingo, que desde hace unos años es llamado “Domingo de la Divina Misericordia”

En la Santa Misa del Domingo en la mañana, presidió el P. Jorge Cortés, IVE y predicó sobre la figura de Santo Tomás Apóstol.

En la tarde, celebramos dos Eucaristías; una en la Catedral Latina de Bagdad, que presidió el P. Ziad, OP, ya que el Obispo se tuvo que ausentar. Predicó sobre las palabras del Apóstol Tomás “Señor mío y Dios mío” y sobre la Divina Misericordia; haciendo incapié en las apariciones de Jesucristo a Santa Faustina.

Por otro lado, el P. Enrique Montes, IVE fue a la Capilla de Fátima, donde se reunieron unas 40 personas para participar del Santo Sacrificio del Altar. En el sermón, el P. Enrique hizo referencia a cómo dudaron y no creyeron los apóstoles; en especial el Apóstol Santo Tomás. Y como Dios tiene Paciencia con los hombres y a pesar de nuestras infidelidades, Dios nos sigue bendiciendo diariamente. A ejemplo de Santo Tomás, que luego reconoció a Jesús como Dios y Señor, también nosotros debemos cambiar nuestra actitud, nuestro corazón y nuestra vida, convirtiéndolos a Dios.

Como rezábamos en la Misa: “Dios de eterna misericordia, que reavivas la fe de tu pueblo con la celebración anual de las fiestas pascuales, aumenta en nosotros tu gracia, para que comprendamos a fondo la inestimable riqueza del bautismo que nos ha purificado, del Espíritu que nos ha dado una vida nueva y de la Sangre que nos ha redimido”

¡Bendiciones!

Etiquetado , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario