La Llanura de Nínive lleva libre del Estado Islámico varios meses, pero los cristianos no vuelven

Cx38QcbXEAAZza0

(ADI).- Han pasado varios meses desde la liberación de las ciudades y las aldeas de la Llanura de Nínive abandonadas en 2014 por sus habitantes cristianos, que huyeron ante el avance de las milicias del Estado Islámico. Pero a pesar de la reconquista de esa zona gracias a las fuerzas de seguridad iraquíes, no se ha registrado ningún flujo de retorno significativo a sus hogares por parte de los cristianos.

El parlamentario Yonadam Kanna, secretario general del Movimiento democrático asirio, en una intervención emitida por los medios de comunicación locales ha probado a indicar algunas de las causas de este “no regreso”. Entre ellas, ha mencionado la incertidumbre sobre la futura estructura político-institucional de la región, que de hecho todavía es “disputada” entre el gobierno central de Bagdad, que reivindica el control político total, y el gobierno de la región autónoma del Kurdistán iraquí, que pretende ampliar su esfera de influencia en esa zona, persiguiendo un plan de autonomía cada vez más marcado, que haga del Kurdistán iraquí el primer núcleo internacionalmente reconocido como una nación kurda independiente.

Entre las otras causas enumeradas por Kanna para justificar el no retorno de los ciudadanos cristianos -caldeos, asirios y sirios- a la Llanura de Nínive está la continua presencia en el territorio de las fuerzas militares y de los grupos armados de diferentes orígenes, en teoría unidos en la lucha común contra el Estado Islámico, pero también determinados a reclamar sus prerrogativas en los territorios liberados de los yihadistas.

Además, otro asunto que mantiene alejados de su tierra a los cristianos desplazados son los numerosos casos documentados de expropiaciones ilegales de casas y bienes inmuebles, perpetrados contra ellos por organizaciones reales y clanes con cómplices, incluso en las oficinas de la administración catastral.

Según el doctor Michael Benjamin, director del Centro de Estudios Nínive, las denuncias presentadas a este respecto, incluso a las autoridades de la región autónoma del Kurdistán iraquí en los últimos años, no han producido ningún cambio. Las tierras tomadas ilegalmente en diferentes zonas, ciudades y pueblos de las provincias de Dohuk y Erbil, ascienden a miles de acres. Ya el año pasado, algunos cientos de cristianos, sirios caldeos y asirios, de la región de Nahla, en la provincia norteña iraquí de Dohuk, habían organizado una manifestación frente al Parlamento de la región autónoma del Kurdistán para protestar contra la expropiación ilegal de sus bienes inmobiliarios sufrida en los últimos años a manos de notables kurdos influyentes, denunciados muchas veces -hasta ahora sin éxito- ante los tribunales competentes.

En relación con el futuro de la presencia cristiana en el norte de Irak hay que señalar la postura del jeque Abdul Mahdi Karbalai, representante oficial del ayatolá Ali al-Sistani, la autoridad más alta chiíta en Irak, que en una reciente reunión con una delegación de cristianos en Mosul ha expresado su plena disposición a frustrar cualquier intento de alterar la composición étnica y religiosa que caracterizaba la región antes de la llegada de los extremistas suníes, y apoyar todas las iniciativas necesarias para favorecer el retorno de los cristianos de la Llanura de Nínive a sus hogares y sus ciudades.

(Fuente: Agencia Fides)

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario