Foto de la iglesia San Behnam y Santa Sara en Qaraqosh

17636895_277098559378204_2838973844064837283_o

Les propongo este texto de Juan Pablo II tan adecuado para considerar en la situación actual:

“Si es verdad que la historia terrena continúa desarrollándose bajo el influjo de “aquel espíritu que —como dice San Pablo— ahora actúa en los que son rebeldes” (Ef 2, 2), los creyentes saben que están llamados a luchar para el definitivo triunfo del bien: “No es nuestra lucha contra la sangre y la carne, sino contra los principados, contra las potestades, contra los dominadores de este mundo tenebroso, contra los espíritus malos de los aires” (Ef 6, 12).

La lucha, a medida que se avecina el final, se hace en cierto sentido siempre más violenta, como pone de relieve especialmente el Apocalipsis (cf. Ap 12, 7-9). Pero precisamente este libro acentúa la certeza que nos es dada por toda la Revelación divina: es decir, que la lucha se concluirá con la definitiva victoria del bien. En aquella victoria, precontenida en el misterio pascual de Cristo, se cumplirá definitivamente el primer anuncio del Génesis con el que Dios amonesta a la serpiente: “Pongo perpetua enemistad entre ti y la mujer” (Gen 3, 15). En aquella fase definitiva, completando el misterio de su paterna Providencia, “liberará del poder de las tinieblas” a aquellos que eternamente ha “predestinado en Cristo” y les “transferirá al reino de su Hijo predilecto” (cf. Col 1, 13-14). Entonces el Hijo someterá al Padre también el universo, para que “sea Dios en todas las cosas” (1 Cor 15, 28).

En la raíz del mal no está una decisión errada o mala de Dios, sino su opción, y en cierto modo su riesgo, de crearnos libres para tenernos como amigos. De la libertad ha nacido también el mal. Pero Dios no se rinde, y con su sabiduría transcendente, predestinándonos a ser sus hijos en Cristo, todo lo dirige con fortaleza y suavidad, para que el bien no sea vencido por el mal.

Si a existencia de los ángeles malos nos pide a nosotros el sentido de la vigilancia para no caer en sus halagos, estamos ciertos de que la victoriosa potencia de Cristo Redentor circunda nuestra vida para que también nosotros mismos seamos vencedores. En esto estamos válidamente ayudados por los ángeles buenos, mensajeros del amor de Dios, a los cuales amaestrados por la tradición de la Iglesia, dirigimos nuestra oración: “Ángel de Dios, que eres mi custodio, ilumíname, custódiame, rígeme y gobiérname, ya que he sido confiado a tu piedad celeste. Amén”.

¡Bendiciones!

P. Luis Montes, IVE

Etiquetado , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario