Washington acoge la primera reunión de la coalición contra el Estado Islámico de la era Trump

14902192557005

(ADI).- Estados Unidos se involucrará más en la guerra contra el Estado Islámico, pero los aliados deben hacer lo mismo. Este es el mensaje que trasladó este miércoles el secretario de Estado, Rex Tillerson, al inicio de una reunión en Washington de ministros de Exteriores de la coalición de 68 países que integran la campaña contra la organización yihadista.

En sus primeros dos meses en la Casa Blanca, Donald Trump todavía no ha revelado su hoja de ruta contra el grupo extremista en Irak y Siria. Pero, en la primera cita de la coalición bajo la nueva presidencia, Tillerson dejó claro que el mandatario republicano se alejará de la cautela de la Administración Obama. “Estados Unidos aumentará la presión contra el ISIS y Al Qaeda, y trabajará para establecer zonas interinas de estabilidad, mediante altos al fuego, para permitir que los refugiados vuelvan a sus hogares”, dijo el jefe de la diplomacia estadounidense.

La creación de las llamadas zonas seguras, que Trump ya había avanzado en una entrevista en enero, supondría un punto de inflexión en la estrategia de Washington en Siria. Para garantizar la protección de áreas para civiles que han huido del Estado Islámico, EEUU tendría presumiblemente que crear zonas de exclusión aérea y desplegar tropas sobre el terreno. El presidente Barack Obama se había resistido a dar ese paso ante el temor de que podría adentrar a EEUU sin un rumbo claro en el conflicto sirio, y propiciar choques con la aviación rusa y el Ejército sirio.

Trump, que en la campaña electoral prometió atacar sin piedad los milicianos yihadistas, está dispuesto a correr riesgos, pero pide ir de la mano de sus aliados. “Las circunstancias sobre el terreno requieren más de todos vosotros”, indicó Tillerson, que reclamó a los miembros de la coalición que aumenten su contribución militar y económica.

Hubo más peticiones del secretario de Estado: mejorar la coordinación entre socios para impedir movimientos de terroristas, compartir más datos de inteligencia y acabar con la fuerza propagandística del ISIS en Internet.

“No debe florecer un califato digital en lugar de uno físico”, alertó Tillerson. Recordó que ataques inspirados por el yihadismo como los de Niza, Berlín u Orlando demuestran que Internet es la “mejor arma” para radicalizar. Pidió una mayor contribución de la industria tecnológica y advirtió que países como Arabia Saudita y Egipto pueden hacer más en combatir sobre el terreno el atractivo yihadista.

“Reconozco que hay muchos desafíos urgentes en Medio Oriente, pero derrotar al Estado Islámico es la prioridad número uno de Estados Unidos en la región”, aseguró el jefe de la diplomacia norteamericana.

El primer ministro iraquí, Haidar al-Abadi, fue el invitado de honor a la reunión en la sede del Departamento de Estado. Dos días después de reunirse con el presidente Donald Trump en la Casa Blanca, pidió que se contengan las “diferencias y conflictos regionales” porque son las “principales razones” que dieron alas a la irrupción del grupo extremista suní.

La cita en Washington tenía la mirada puesta en el futuro. Se espera que en los próximos meses el Ejército iraquí libere Mosul, el mayor feudo del Estado Islámico en Irak, y que una amalgama de milicias aunadas por EEUU lance una ofensiva contra Raqa, la capital del Califato en Siria.

Washington tiene 5.000 soldados desplegados en Irak y 900 en Siria, donde actúa sin permiso del Gobierno.

(Fuente: Agencias)

Etiquetado , , , , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario