Cuaresma, un tiempo especial para apoyar a los refugiados de Mosul

Captura de pantalla 2017-03-16 a las 20.19.09

(ADI).- El futuro de miles de refugiados iraquíes sigue envuelto en la incertidumbre. Las necesidades reales que tienen son muchas: alimentos, ropa, medicamentos o queroseno para la calefacción, entre otras. Además, la asistencia financiera sigue siendo esencial para las familias, especialmente las más vulnerables.

Distintas organizaciones han iniciado campañas de recogida. Cabe destacar las iniciativas promovidas por la Iglesia en favor de los refugiados provenientes de Mosul y la llanura de Nínive, huidos en el verano de 2014, con el surgimiento del Estado Islámico (Daesh, por su acrónimo en árabe).

Las ciudades y pueblos del Kurdistán iraquí han acogido a muchas familias que abandonaron sus hogares a raíz de los ataques del grupo yihadista. Los proyectos administrados por asociaciones y organizaciones católicas no distinguen entre cristianos, musulmanes y yazidis, porque todos sufren la misma situación dramática.

El P. Samir Youssef, uno de los sacerdotes que están haciendo frente a esta situación de emergencia, ha relatado a AsiaNews que las necesidades son muchas y es difícil responder a todas. “Para distribuir paquetes de alimentos para un mes a cerca de 600 familias que no tienen ningún recurso o ayuda, se necesita casi 15 mil dólares”, ha explicado. “Ahora que estamos en el período de Cuaresma -ha subrayado el sacerdote iraquí- es el momento de sentir las necesidades de los demás, y estar cerca de ellos”.

Daesh controla Mosul desde verano de 2014 y ha convertido la ciudad en su principal bastión en Irak. Las fuerzas de seguridad lanzaron una ofensiva en octubre para intentar liberar la urbe.

A finales de enero, el Ejército iraquí anunció la toma de todos los barrios de Mosul ubicados al este del río Tigris, si bien los yihadistas siguen controlando la zona occidental de la ciudad.

El primer ministro de Irak, Haider al Abadi, ordenó el pasado 19 de febrero el reinicio de la ofensiva contra las huestes de Abu Bakr al-Baghdadi en el oeste de la ciudad.

Los milicianos extremistas están prácticamente rodeados en la parte occidental de Mosul, donde aún quedan unos 750 mil civiles tras la toma de la parte oriental de la ciudad el pasado mes de enero, después de más de tres meses de combates.

Unas 400 mil personas podrían tener que huir de sus hogares como consecuencia de los enfrentamientos en el oeste de Mosul, muy afectado por la escasez de alimentos y combustibles.

(Fuente: AsiaNews / Agencias)

Etiquetado , , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario