Irak – Descubren un palacio asirio bajo las ruinas de la tumba de Jonás, devastada por el ISIS

5568

(ADI).- Un grupo de arqueólogos en Irak ha hecho un descubrimiento inesperado en las ruinas de la Tumba del Profeta Jonás, que fue destruida por el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en 2014: el palacio del rey asirio Senaquerib, un edificio que data del siglo VI antes de Cristo.

Después de que el Ejército iraquí liberara la zona este de la ciudad de Mosul el mes pasado, unos arqueólogos dieron con el palacio mientras valoraban los daños causados en la tumba de Jonás, un personaje importante para judíos, cristianos y musulmanes. El viejo palacio de más de 2.300 años de antigüedad fue desenterrado por el ISIS, que había excavado túneles alrededor del santuario de Nebi Yunus, muy probablemente para almacenar y vender mercancías en el mercado negro.

A pesar del saqueo perpetrado por los extremistas, pudieron sobrevivir algunos objetos muy importantes como una inscripción cuneiforme del rey Esarhaddon, que recogería una descripción de su reinado, en particular de su reconstrucción de Babilonia después de que su padre Senaquerib destruyera la ciudad; el cuneiforme, extendido entre las antiguas civilizaciones de Mesopotamia, fue uno de los primeros tipos de escritura.

La arqueóloga Layla Salih, ex comisaria del museo de Mosul, cree que los milicianos pudieron haber saqueado cientos de objetos antes de que las fuerzas iraquíes recuperaran el lado este de la ciudad. “Solo puedo imaginar cuánto descubrió ISIS antes de que llegáramos aquí”, señaló. “Creemos que tomaron muchos de los objetos, tales como cerámica y piezas más pequeñas, para su venta. Pero lo que dejaron será estudiado y añadirá mucho a nuestro conocimiento de la época”, concluyó.

El antiguo palacio asirio fue construido por Senaquerib, renovado y ampliado por Esarhaddon (681-669 a.C), y renovado de nuevo por Ashurbanipal (669-627 a.C.), aunque fue destruido en parte durante el saqueo de Nínive en el año 612 a.C.

El lugar fue excavado en 1852 y posteriormente revisado por el departamento iraquí de antigüedades en la década de 1950, pero no se llegó hasta el palacio. Ahora, los expertos tendrán que trabajar con rapidez debido a que los túneles están en riesgo de colapso.

Durante el período en que el Estado Islámico gobernaba Mosul y la llanura de Nínive, los yihadistas cerraron varios museos y sitios culturales; los arqueólogos e historiadores se vieron obligados a huir para evitar ser ejecutados como ocurrió con el director del sito de Palmira. Los seguidores del ISIS creen que las tumbas, reliquias y estatuas son contrarias a los preceptos del Islam. Por eso, llevaron a cabo la destrucción sistemática de todos aquellos elementos que no podían ser vendidos en el mercado negro.

Así, en el verano de 2014, coincidiendo con la aparición del grupo islamista radical, el mundo vio impotente la devastación causada por los hombres del autoproclamado Califato contra los lugares de culto y otras antigüedades. Además del templo de Jonás en Irak, el templo de Mar Elián y el sitio histórico de Palmira en la vecina Siria también sufrieron las iras de las huestes de Abu Bakr al-Baghdadi.

Según los datos aportados por el viceministro de cultura, antigüedades y turismo de Irak, Qais Rasheed, los yihadistas causaron graves daños a sitios arqueológicos de importancia mundial, destruyendo hasta el 70% de Nínive y el 80% de Nimrud. Se trata de la más brutal demolición desde la Segunda Guerra Mundial.

JS120754198_palace-4-large_trans_NvBQzQNjv4Bq1AT3Q7Sc9uaffdHBes0nLpPHkRvugymKLtqq96r_VP8

JS120754200_palace-3-large_trans_NvBQzQNjv4Bq1AT3Q7Sc9uaffdHBes0nLpPHkRvugymKLtqq96r_VP8

(Fuente: AsiaNews / Agencias)

Etiquetado , , .Enlace para bookmark : permalink.

Deja un comentario